• El primer ministro del régimen de Israel, Benjamín Netanyahu, en el parlamento, 29 de mayo de 2019.
Publicada: miércoles, 29 de mayo de 2019 21:24
Actualizada: miércoles, 29 de mayo de 2019 23:27

El parlamento israelí ha aprobado la disolución de la cámara y la convocatoria de nuevas elecciones ante el fracaso de Netanyahu para formar una coalición.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, no consiguió formar una coalición pese a que su partido, el Likud, y sus socios de la derecha y religiosos consiguieron los suficientes escaños en las elecciones del pasado 9 de abril.

A primera hora de este jueves, el parlamento del régimen israelí aprobó, por 74 votos a favor frente a 45 en contra, disolverse y fijar las elecciones para el 17 de septiembre. De esta manera, Netanyahu ha evitado que el presidente israelí, Reuvén Rivlin, le asignase la tarea a otro parlamentario, previsiblemente a su principal rival, Benny Gantz.

El fracaso de Netanyahu en formar su cuarta administración consecutiva llevará al régimen a celebrar dos elecciones en seis meses por primera vez en su historia.

 

El principal escollo que se ha encontrado Netanyahu para formar una coalición es que necesitaba el apoyo tanto de los ultraortodoxos como de Yisrael Beitenu, formación liderada por Avigdor Lieberman, que se negó a renunciar a una de sus demandas principales impidiendo llegar a un acuerdo, lo que bastó para que los cinco escaños de su partido echaran por tierra las esperanzas del primer ministro israelí.

La disolución del parlamento y la decisión de ir a nuevas elecciones se producen en un momento en el que estaba programado que EE.UU. revelara el llamado “acuerdo del siglo” al finalizar el mes de Ramadán (el noveno mes del calendario lunar islámico). Pero ahora el régimen no tendrá un nuevo gabinete en al menos otros tres meses, lo que podría posponer el lanzamiento de este plan.

Hace unos días, en un intento por salvar a su aliado israelí, el presidente de EE.UU., Donald Trump, dijo que esperaba que se formara el nuevo gabinete en los territorios palestinos (ocupados por Israel) para “hacer que la coalición entre Washington y Tel Aviv sea más poderosa que nunca”.

Además, un tema más profundo está relacionado con los problemas legales de Netanyahu. Al tener que enfrentar una posible imputación de cargos por corrupción en los próximos meses, quería que sus socios en la coalición aprobasen una iniciativa de ley que le otorgaría inmunidad y restringiría los poderes de la corte suprema del régimen de Tel Aviv.

lvs/anz/fmd/alg

Comentarios