• El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, habla durante una reunión en el Kremlin en Moscú (capital rusa), 11 de julio de 2018.
Publicada: jueves, 12 de julio de 2018 16:38

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, da marcha atrás y afirma que no tiene problema con la presencia del presidente sirio, Bashar al-Asad, en Siria.

“No hemos tenido ningún problema con Al-Asad. Desde hace 40 años no se ha disparado ni una sola bala en los altos del Golán”, ha declarado Netanyahu durante una rueda de prensa celebrada este jueves tras reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Moscú.

A este respecto, ha puesto de relieve que Israel no ve objeciones a que el mandatario sirio recupere el control del país, tras ocho años de guerra; no obstante, ha insistido en que el régimen de Tel Aviv está decidido a “proteger sus fronteras”.

Lo que nos ha preocupado es la presencia del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) e Irán en Siria, ha señalado antes de aseverar que “el quid de la cuestión es preservar nuestra libertad de acción contra cualquiera que actúe contra nosotros”.

No hemos tenido ningún problema con (el presidente sirio, Bashar) Al-Asad. Desde hace 40 años no se ha disparado ni una sola bala en los altos del Golán”, afirma el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

 

Israel no tolera la presencia de Irán en Siria, que tiene lugar a petición del Gobierno legítimo de Damasco y se limita a labores de asesoramiento al Ejército sirio en su lucha antiterrorista. Mientras que, conforme a diversos informes, el régimen de Tel Aviv suministra apoyo logístico y tratamiento médico a los extremistas heridos en el país árabe, a fin de prolongar el conflicto.

Por su parte, Rusia —un país que ha desempeñado un rol clave en la erradicación de terroristas en el territorio sirio— ha alabado ya en reiteradas ocasiones el papel de Irán en la estabilidad del país árabe y ha confirmado que Teherán es considerado uno de los principales actores en la región. 

Las declaraciones de Netanyahu se producen días después de que Israel, preocupado por el rápido avance del Ejército de Siria en el sur cerca de los altos de Golán, amenazara con dar una dura respuesta a cualquier operación de las tropas sirias en esta región, ocupada desde 1967.

 fmk/ktg/myd/hnb

Commentarios