Publicada: jueves, 12 de mayo de 2022 19:29

El ejército israelí inició una maniobra militar a gran escala, denominada “carros de fuego”, en la ocupada Cisjordania en la que participan fuerzas regulares y de reserva de todos los mandos.

Autoridades israelíes sostienen que los “carros de fuego” es un ejercicio único destinado a aumentar la preparación del ejército y probar la idoneidad de las tropas para una batalla fuerte y a largo plazo.

Los “carros de fuego”  se consideran la mayor maniobra de la historia militar israelí. El entrenamiento de 4 semanas simulará una guerra de múltiples frentes contra los enemigos de Israel en el aire, el mar, la tierra y el ciberespacio.

Objetivos de las maniobras de “carros de fuego”

El ejército israelí dice que con estas maniobras militares busca lograr varios objetivos entre los que destacan:

El ejército de ocupación israelí dijo, en un comunicado, que el principal fin de tales maniobras es aumentar la preparación bélica para cualquier escenario y prepararlo para una batalla a largo plazo.

También busca mejorar la preparación de la guerra tanto a nivel ofensivo como defensivo, y extraer lecciones de la reciente guerra en la Franja de Gaza. La maniobra también examinará el curso de acción y su efectividad desde la cima de la pirámide: el estado mayor hasta el soldado.

El ejercicio simula diferentes escenarios para los múltiples desafíos que puede presenciar el campo de batalla, así como escenarios de transición de la rutina diaria a situaciones de emergencia en el ámbito militar y civil.

Reacción de los palestinos a los ejercicios de “carros de fuego”

El Ministerio de Relaciones Exteriores palestino dijo que los crímenes de la ocupación y los colonos son intentos coloniales de desdibujar la naturaleza política del conflicto.

Agregó que la ocupación israelí está elevando deliberadamente el nivel de preocupación por la seguridad, para dar a la comunidad internacional la impresión de que el problema es la seguridad, mientras que deliberadamente inflama la situación al aumentar la represión y el abuso de los ciudadanos palestinos.

La Cartera palestina aseguró que el pueblo palestino es víctima de un doble rasero internacional y de la incapacidad del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas por no asumir sus responsabilidades.

En el mismo contexto, las fuerzas de seguridad palestinas impidieron el lunes que las patrullas militares del ejército israelí ingresaran a la ciudad de Al-Jalil (Hebrón).

Por su parte, el Movimiento Yihad Islámica Palestina llamó a actuar de manera seria y real para enfrentar desafíos y conspiraciones del régimen israelí.

Medios israelíes informaron el domingo que el primer ministro Naftali Bennett y el ministro de asuntos militares Benny Gantz discutieron cuál debería ser la respuesta israelí a los ataques de represalia de los palestinos, y revelaron que hay una diferencia de puntos de vista entre los dos partes, mientras que Bennett quiere una operación militar contra Gaza, el ejército y el servicio de seguridad interna israelí (Shin Bet) abogan por lanzar ataques contra la ocupada Cisjordania.

¿Por qué son sospechosas estas maniobras militares de Israel?

El momento de la maniobra es muy sospechoso, ya que los ejercicios israelíes se llevan a cabo cuando los palestinos siguen con sus operaciones heroicas de represalia contra los colonos y militares israelíes, lo que llevó a muchos observadores a plantear la posibilidad de que esta maniobra bélica de Israel, en cualquier momento, podría pasar de un entrenamiento a ofensiva militar contra los palestinos.

Lo que llevó a estos observadores a plantear tal posibilidad son las amenazas lanzadas por autoridades israelíes contra el líder político del Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) en Gaza, Yahya Sinwar. Si Israel matara a Sinwar provocaría una respuesta sísmica por parte de las facciones de la Resistencia. 

Realizar cualquier maniobra militar es básicamente enviar mensaje a la otra parte, por un lado, y es una exhibición de fuerza, por otro lado. En las circunstancias actuales, el hecho de que la entidad israelí ejecute estas maniobras militares es un aviso a la Resistencia palestina para evitar que se repita una batalla como la “Espada de Al-Quds (Jerusalén)”, una confrontación que desde hace un año está perturbando el sueño de la entidad de ocupación israelí.

Transcurriendo un año de la batalla de la “Espada de Al-Quds”, los territorios palestinos ocupados por Israel no han experimentado suficiente paz y tranquilidad.

Después de esta batalla, el alcance de la guerra se expandió y sacudió, incluso, el interior de la ciudad de Tel Aviv. Pero la importancia de los ataques de represalia de los palestinos obligó a los líderes ocupantes a realizar maniobras militares.

La Resistencia en alerta máxima

La Resistencia en la Franja de Gaza elevó el nivel de alerta ante la posibilidad de una agresión israelí al enclave costero palestino.

Por su parte, la Resistencia en El Líbano también había anunciado que está muy preparada, en paralelo al anuncio de la ocupación israelí del inicio de sus maniobras militares, subrayando que los combatientes del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) habían hecho maniobras silenciosas durante las últimas semanas.

Durante un discurso que pronunció con motivo del Día Mundial de Al-Quds, el secretario general de Hezbolá, Sayed Hasan Nasralla, amenazó a la ocupación israelí con que “cuando comiencen las maniobras israelíes, estaremos al más alto nivel de preparación, y cualquier error o tontería será respondió rápida y directamente”.

Las maniobras de los “carros de fuego” coinciden con una alerta máxima del frente de la Resistencia de la región, una alerta que hará que los combatientes de la Resistencia no pestañeen, mientras vigilan los movimientos y “carros militares de Israel” que serán devorados por el fuego de la Resistencia.

Por Mohsen Khalif