• La portavoz de la Cancillería iraní, Marzie Afjam.
Publicada: lunes, 23 de febrero de 2015 2:02

Entrenar y armar a grupos armados en Siria constituye una violación flagrante de las leyes internacionales y supone además la repetición de errores estratégicos del pasado, ha recordado este domingo en Teherán la portavoz de la Cancillería iraní, Marzie Afjam.

“El Gobierno de EE.UU. y sus aliados deben respetar, al menos, las resoluciones que han votado en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), y en particular la reciente resolución 2199, y actuar con seriedad para asfixiar las fuentes financieras y logísticas del terrorismo y detener los envíos de armas y de efectivos armados al interior de Siria”, señaló la portavoz iraní.

“Cuando la amenaza de los grupos terroristas pone la seguridad de la región y del mundo frente a un peligro serio, la insistencia de los Estados Unidos (EE.UU.) y de algunos otros países en continuar con esta política errónea y su empecinamiento en un planteamiento equivocado no ofrecerán más resultado que la ruina y el sacrificio de aún más personas inocentes”, declaró Afjam.

La portavoz iraní recordó que el error estratégico de apoyar con armamento y entrenamiento a lo que Washington denomina “rebeldes moderados”, en flagrante infracción de las leyes internacionales, condujo a la formación de las bandas terroristas takfiríes EIIL (Daesh, en árabe) y Frente Al-Nusra, vinculado a Al-Qaeda.

Fue también criticado en duros términos por Afjam el silencio de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la contradicción que existe entre la falta de reacción al fomento de grupos armados ilegales por Washington y la promoción de un plan para suspender las hostilidades en Alepo, en el noroeste de Siria, donde el Ejército sirio ha hecho importantes avances en los últimos días.

Para Afjam, sin embargo, “está claro cuál es el modo más sencillo de combatir en Siria a los grupos terroristas”.

“El Gobierno de EE.UU. y sus aliados deben respetar, al menos, las resoluciones que han votado en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), y en particular la reciente resolución 2199, y actuar con seriedad para asfixiar las fuentes financieras y logísticas del terrorismo y detener los envíos de armas y de efectivos armados al interior de Siria”, señaló la portavoz iraní.

El pasado viernes, Washington y Ankara firmaron un acuerdo para “entrenar y equipar” a grupos terroristas que operan dentro de Siria, y a los que denominan “rebeldes moderados” u “oposición moderada”, y en particular al autodenominado “Ejército Libre Sirio” (ELS).

El acuerdo entre EE.UU. y Turquía se produce después de que el Ejército sirio lograra decisivos avances contra el ELS y otros grupos armados en varias partes del país árabe, sobre todo en el sur.

El ELS, que se creó en 2011 tras el inicio de la crisis en Siria, ha contado con el apoyo financiero, armamentístico y logístico de varios países extranjeros, pese a lo cual no ha conseguido materializar el objetivo de sus patrocinadores en casi cuatro años de hostilidades.

Por otra parte, diversos documentos prueban la incorporación de gran número de miembros del ELS a grupos extremistas y terroristas como EIIL (Daesh, en árabe), tras ser entrenados y equipados por la Agencia de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés).

mla/rha/kaa

Comentarios