• El sheij Ibrahim al-Zakzaky, el líder del Movimiento Islámico de Nigeria (IMN, por sus siglas en inglés).
Publicada: jueves, 8 de noviembre de 2018 2:22

Un tribunal nigeriano le niega la libertad bajo fianza al sheij Ibrahim al-Zakzaky, el líder del Movimiento Islámico de Nigeria (IMN, por sus siglas en inglés).

Al-Zakzaky fue detenido en diciembre de 2015 bajo las acusaciones de asesinato, homicidio culposo, participar en asambleas ilegales y alterar el orden público. El clérigo rechazó en su día todas las acusaciones en su contra y se declaró no culpable.

“El tribunal se negó a concederle la fianza”, ha dicho Maxwell Kyon, el abogado de Al-Zakzaky. El equipo legal del líder del IMN había solicitado su puesta en libertad alegando problemas de salud que requieren atención médica urgente en el extranjero, sin embargo, el tribunal que lleva su caso denegó la solicitud.

Según fuentes judiciales, Al-Zakzaky deberá permanecer bajo custodia durante todo el tiempo que dure su juicio; la próxima audiencia tendrá lugar el 22 de enero.

Ibrahim Musa, un portavoz del IMN, ha destacado, por su parte, que a Al-Zakzaky se le debería haber concedido la libertad bajo fianza debido a su lamentable estado de salud, para después agregar que sus seguidores continuarán con las “protestas en Abuya (la capital de Nigeria) y otras ciudades”.

Hace unos días, más de 40 partidarios de Al-Zakzaky murieron en Abuya y el vecino estado de Nasarawa a manos del Ejército nigeriano durante las protestas que tuvieron lugar para exigir su puesta en libertad.

 

Amnistía Internacional (AI) tildó el pasado lunes de “inaceptable” que el Ejército nigeriano abriera fuego contra los manifestantes y recalcó que “los soldados nigerianos usan con frecuencia la fuerza letal contra las protestas y procesiones del IMN”.

El prominente clérigo, que tiene unos 60 años, perdió la vista del ojo izquierdo en un ataque perpetrado por miembros del Ejército nigeriano contra su residencia particular en la norteña ciudad de Zaria, en diciembre de 2015.

Una investigación judicial realizada después del brutal asalto concluyó que los militares habían matado a 348 miembros del IMN en Zaria y que, posteriormente, enterraron los cuerpos en fosas comunes.

Varias organizaciones internacionales y grupos de derechos humanos han denunciado “la masacre de Zaria”.

snz/anz/ncl/rba

Comentarios