• Un pariente muestra la foto de su hijo, Mehtab Ali, asesinato en los episodios de violencia contra los musulmanes en Nueva Delhi, 28 de febrero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 14 de marzo de 2020 16:02
Actualizada: domingo, 15 de marzo de 2020 0:51

La Policía india, tras una ola de violencia antimusulmana, admite que sus fuerzas y no los manifestantes musulmanes bloquearon una carretera en Nueva Delhi.

En un nuevo informe publicado en respuesta a un tribunal de La India que preguntaba sobre el incidente del 23 de febrero, la Policía confesó abiertamente que había cerrado una carretera en la capital, lo que el mes pasado dio lugar a una escena de enfrentamientos brutales y mortales entre hindúes extremistas y manifestantes musulmanes. Los musulmanes desde un principio dijeron que ellos no habían cerrado dicha carretera.

La Policía de Delhi admitió que lo que estuvieron diciendo todo el tiempo los manifestantes [musulmanes] de Shaheen Bagh era cierto: que la carretera alternativa de Kalindi Kunj desde Noida fue bloqueada por la policía de Delhi y NO por los manifestantes”, informó el viernes Saket Gokhale, un activista político.

No obstante, durante el incidente, la Policía india y los hindúes extremistas acusaron a los manifestantes musulmanes de desencadenar los enfrentamientos y la violencia al bloquear una ruta importante que une el distrito de Shaheen Bagh en Nueva Delhi con la ciudad de Noida, en el estado de Uttar Pradesh, en el norte de La India.

“La Policía también afirmó que los manifestantes de Shaheen Bagh bloquearon el otro lado de la carretera usando piedras y barras de hierro, lo cual es descaradamente FALSO, ya que cualquiera que visite el sitio puede verlo por sí mismo. La policía de Delhi bloqueó estos caminos simplemente para crear resentimiento contra los manifestantes”, escribió el activista en una serie de tuits.

En febrero, la capital de La India vio su peor episodio de violencia comunitaria en siete décadas. Cerca de 50 personas murieron y más de 100 resultaron heridas en los ataques de hindúes extremistas a los musulmanes.

Este episodio se produjo en la víspera de la visita a La India del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, bien conocido por su islamofobia.

La India ha vivido importantes protestas desde principios de diciembre del año pasado, cuando el Parlamento indio aprobó una ley para otorgar la nacionalidad a millones de migrantes indocumentados que entraron en La India procedentes de Afganistán, Bangladés y Paquistán antes de 2015, siempre que no sean musulmanes. Esto ha sido el detonante del aumento exponencial de la violencia organizada de hindúes extremistas contra los musulmanes en los últimos meses.

De acuerdo con varios analistas y expertos en temas políticos, dicha ley es discriminatoria y persigue una limpieza étnica de musulmanes, pues otorga la ciudadanía según la religión. Su objetivo, advierten, es extremar la presión contra los musulmanes en ese país.

Los musulmanes en Malasia, Indonesia, Bangladés e Irán, entre otros países, han condenado las políticas discriminatorias del premier indio, Narendra Modi, y pedido el fin de la violencia contra la minoría musulmana que vive en este país.

Ciertos analistas internacionales denuncian que el régimen israelí está detrás de la violencia contra los musulmanes en La India.

tmv/mkh/nii/