• Sede del Departamento del Tesoro de EE.UU. en Washington D.C., la capital.
Publicada: jueves, 14 de enero de 2021 0:20
Actualizada: jueves, 14 de enero de 2021 3:12

Hezbolá iraquí tacha al Tesoro de EE.UU. de la “fuente de financiación del terrorismo” tras los embargos que impuso al subcomandante de las Al-Hashad Al-Shabi.

“El Departamento del Tesoro de EE.UU. es la fuente de financiación del terrorismo y sus sanciones no valen nada”, afirmó el portavoz del Harakat Hezbolá Al-Nuyaba (un movimiento popular iraquí), Seyed Hashem al-Musavi, mediante un comunicado emitido el miércoles.

Así se pronunció Al-Musavi para condenar las sanciones que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), del Departamento estadounidense del Tesoro, anunció esa misma jornada contra el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Fadak al-Muhamadawi, quien fue designado como sucesor de Abu Mahdi al-Muhandis, caído mártir el 3 de enero de 2020 en una operación terrorista perpetrada por EE.UU. en Bagdad (capital iraquí).

Para Al-Musavi, la inclusión del nombre de Al-Muhamadawi en la lista negra de EE.UU. supone una medida contra la posición de Irak y sus instituciones militares.

El funcionario de Hezbolá iraquí alertó, asimismo, que Washington pagará por tales “políticas erróneas” y “decisiones brutales”.

 

Mediante un mensaje de Twitter publicado el mismo miércoles, las Al-Hashad Al-Shabi destacaron, por su parte, que tales medidas contra los comandantes de las fuerzas populares de Irak se enmarcan en las hostilidades de Washington contra quienes tratan de eliminar al grupo terrorista Daesh de la región de Asia Occidental.

De hecho, las Al-Hashad Al-Shabi han jugado un papel activo en la lucha contra Daesh y han sido elogiadas en muchas ocasiones por el Gobierno iraquí por su pugna antiterrorista.

No es la primera vez que los líderes de las fuerzas populares iraquíes son blanco de las sanciones de EE.UU. El pasado viernes, la OFAC también anunció la imposición de embargos contra el líder de las Al-Hashad Al-Shabi, Faleh al-Fayaz.

La Cancillería de Irak tachó la medida de “inaceptable” y aseguró que “hará un seguimiento cuidadoso, con la Administración actual [de Donald Trump] y la nueva [de Joe Biden] en Washington, de todas las decisiones emitidas por el Departamento del Tesoro de EE.UU. contra los iraquíes”.

tqi/anz/mjs