• El ministro de Seguridad de Honduras, Julián Pacheco, en Tegucigalpa, 20 de marzo de 2017.
Publicada: viernes, 25 de mayo de 2018 1:48
Actualizada: viernes, 25 de mayo de 2018 18:04

El ministro de Seguridad de Honduras, Julián Pacheco, ha rechazado este jueves la amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con cortar los fondos que entrega al país centroamericano, y afirma que Tegucigalpa está ‘sola’ en la lucha contra el crimen organizado.

“Ya estamos casi solos en la lucha, que estamos dando con nuestros propios recursos. La ayuda internacional es muy importante pero, si no la tenemos, no podemos pararnos y llorar (...) Nadie puede decir que Honduras se ha rendido”, ha afirmado Pacheco a la prensa.

Sus declaraciones han tenido lugar después de que Trump advirtiera el miércoles de que su Gobierno trabaja en un plan para reducir la ayuda a naciones que él dice que no están haciendo nada para impedir que los miembros de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) crucen ilegalmente hacia el país norteamericano.

Los grupos violentos el MS-13 y el Barrio 18 operan en suelo hondureño igual que en sus países vecinos como El Salvador y Guatemala, donde están implicados en la extorsión, trafico de drogas, asesinatos y reclutamiento de menores.

Ya estamos casi solos en la lucha, que estamos dando con nuestros propios recursos. La ayuda internacional es muy importante pero, si no la tenemos, no podemos pararnos y llorar (...) Nadie puede decir que Honduras se ha rendido”, dice el ministro de Seguridad de Honduras, Julián Pacheco, tras la amenaza de EE.UU. con cortar los fondos que entrega a Tegucigalpa en la lucha contra el crimen organizado.

 

Al respecto, Pacheco ha asegurado que el Gobierno de Honduras seguirá la lucha contra los pandillas. “Ningún Estado, ninguna organización puede decir que Honduras está de brazos caídos en esta lucha”, ha destacado.

Asimismo, ha dicho que en estas circunstancias que se le ha privado la ayuda internacional, las autoridades hondureñas tienen que “pensar en cómo resolver” los problemas del país.

Trump ha convertido la lucha contra la banda Mara Salvatrucha en un punto central de su política para frenar el flujo de inmigrantes indocumentados a Estados Unidos.

Durante una reunión con funcionarios locales de California la semana pasada, Trump calificó de “animales” a los miembros de MS-13, fundada en Los Ángeles en la década de 1980 en parte para proteger a los inmigrantes de El Salvador y desde entonces se ha convertido en una organización criminal transfronteriza en expansión.

fdd/lvs/krd/rba

Comentarios