• Miembros de un grupo armado en Siria se preparan para un ataque.
Publicada: miércoles, 20 de marzo de 2019 10:19
Actualizada: miércoles, 20 de marzo de 2019 11:16

Demandan a una cooperativa francesa por haber enviado a terroristas como EIIL (Daesh, en árabe) endulzante artificial (sorbitol), el que usan para fabricar armas.

Los socios comerciales de la azucarera Tereos acusan a la compañía gala de cometer “actos de terrorismo y complicidad en actos terroristas” y consideran el negocio como “una traición”, recogió el martes la agencia local de noticias AFP.

Según los demandantes, la compañía ha incumplido con su promesa de frenar el envío del sorbitol a las zonas en conflicto, después de que la oenegé europea el Centro de Investigación de Conflictos Armados (CAR, por sus siglas en inglés) encontrara “decenas” de envases de esta sustancia perteneciente a la gigante compañía en un almacén de Daesh en Irak.

De acuerdo con una interna investigación de Tereos, la compañía envió en dos ocasiones, en febrero y julio de 2017, a Siria el sorbitol, que de ser mezclado con el nitrato de potasio, puede ser usado para fabricar propulsores para cohetes, recuerdan los demandantes.

“Aunque Tereos sabía del uso del sorbitol como armas de guerra, siguió con el suministro de esta materia prima a un grupo terrorista”, se lee en la demanda preparada por la abogada Jade Dousselin.

Aunque (la azucarera francesa) Tereos sabía del uso del sorbitol como armas de guerra, siguió con el suministro de esta materia prima a un grupo terrorista (en Siria)”, se lee en la demanda preparada por la abogada Jade Dousselin.

 

Ante la revelación realizada en diciembre de 2017, el líder del mercado francés confesó que “unas 45 toneladas de ​​sorbitol ya desaparecieron en 2015 en Turquía” y llegaron un año después a Siria. Sin embargo, insistió en que “había suspendido” la entrega de sorbitol “a las zonas de alto riesgo”.

El hallazgo de CAR tuvo lugar a finales de 2016 cuando el Ejército estaba luchando contra Daesh que había tomado el control de la ciudad de Mosul (norte). La victoria ante los extremistas takfiríes se completó en 2017.

A pesar del apoyo multilateral, armamentístico y financiero, entre otros, que brinda el Occidente a las bandas terroristas que operaban en Siria e Irak, los Ejércitos de estos países árabes han logrado recuperar decenas de ciudades y localidades, que habían caído en las garras de los extremistas.

ask/ktg/ftm/msf

Comentarios