• La primera ministra de Noruega, Erna Solberg, en una conferencia de prensa en Oslo, capital noruega, el 3 de septiembre de 2020. (Foto: Reuters)
Publicada: jueves, 3 de junio de 2021 18:07

Tras la revelación de más datos sobre el espionaje de EE.UU. a líderes europeos, Noruega convoca al embajador de EE.UU., para pedir explicaciones al respecto.

A ocho años de la revelación del espionaje de la Inteligencia de EE.UU. a varias figuras europeas en 2013, el pasado lunes, un consorcio de medios, incluyendo el diario Süddeutsche Zeitung y los canales de televisión NDR WDR, citando a fuentes confidenciales, dio a conocer nuevos detalles de esas operaciones, en particular, cómo Dinamarca tuvo un papel clave en el espionaje a sus “aliados europeos”, como Alemania, Francia, Suecia y Noruega entre 2012 y 2014.

Este jueves, el ministro de Defensa de Noruega, Frank Bakke-Jensen, ha mantenido una reunión con el embajador estadounidense, Kenneth Braithwaite, en Oslo, capital noruega, para abordar el tema y sobre todo pedirle explicaciones al respecto.

Más tarde, en Twitter, Bakke-Jensen ha dejado claro que la vigilancia entre los aliados es “inaceptable” e “innecesaria”, según un mensaje publicado por la Cartera que dirige.

A su vez, la premier noruega, Erna Solberg, ha confirmado la convocatoria al embajador de EE.UU., y ha sostenido una conversación telefónica con su homóloga danesa, Mette Frederiksen, para insistirle en que el espionaje no tiene sentido entre países aliados.

La postura de Alemania y Francia

El 31 de mayo, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, en una rueda de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel, tacho de “inaceptable” el espionaje estadounidense y agregó que esperaría “total claridad” sobre las recientes revelaciones de los nexos de colaboración entre la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) y la Inteligencia danesa. 

mmo/ctl/rba