• El cesado presidente catalán, Carles Puigdemont, pronuncia un discurso ante la Comisión Europea en Bruselas, 25 de septiembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 22 de enero de 2019 16:48
Actualizada: miércoles, 23 de enero de 2019 3:19

Carles Puigdemont descarta que detrás del referéndum independentista de Cataluña estuviera “la mano del Kremlin”, como han apuntado medios occidentales.

El cesado presidente de Cataluña, que se encuentra exiliado en Bruselas, la capital de Bélgica, ha tachado este martes de fake news (noticias falsas) las declaraciones de que Rusia buscaba socavar a la Unión Europea (UE) mediante el referéndum independentista catalán celebrado el 1 de octubre de 2017.

Nunca hubo pruebas de ello (…), tenga en cuenta también que en abril de 2018 el Parlamento británico publicó un informe que descarta la influencia secreta de Rusia en la crisis catalana. Ni siquiera quiero perder el tiempo en debatir semejantes tonterías”, ha destacado Puigdemont al periódico ruso Komsomolskaya Pravda.

Al comentar el inicio de posibles relaciones con Moscú si Cataluña logra independizarse, el exmandatario catalán ha subrayado que una Cataluña independiente no renunciaría a mantener “relaciones estrechas y amistosas” con Rusia, dado que es “uno de los países más influyentes del mundo”.

Nunca hubo pruebas de ello (…), tenga en cuenta también que en abril de 2018 el Parlamento británico publicó un informe que descarta la influencia secreta de Rusia en la crisis catalana. Ni siquiera quiero perder el tiempo en debatir semejantes tonterías”, ha destacado el cesado presidente de Cataluña, Carles Puigdemont.

 

Asimismo, Puigdemont ha arremetido contra la UE aseverando que supone “una vergüenza y una completa destrucción de la autoridad moral de la UE” que este bloque siga mostrándose al mundo como un defensor de los derechos humanos mientras rehúsa reaccionar al conflicto entre Madrid y Barcelona, que ha llevado a los líderes independentistas catalanes a la cárcel y al exilio.

De igual modo, el expresidente catalán ha asegurado estar abierto al diálogo con el Estado español para resolver la crisis catalana, una solución que debe pasar, en su opinión, por un referéndum, ya que, a su juicio, es la fórmula “civilizada” para que las naciones “determinen su futuro”.

“Nunca rechazaremos el diálogo, la negociación y el referéndum como instrumentos para encontrar una solución política permanente a este conflicto”, ha afirmado Puigdemont, que ha puesto como ejemplos los referéndums de autodeterminación en Quebec y Escocia.

Tras el referéndum de autodeterminación de octubre de 2017, las relaciones entre Madrid y el independentismo catalán se deterioraron aún más, sobre todo por el encarcelamiento de algunos líderes independentistas, a los que la Justicia española acusa de los delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos.

tmv/anz/alg/rba

Comentarios