• El expresidente egipcio Muhamad Mursi.
Publicada: martes, 18 de junio de 2019 18:18

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) pide una investigación “rápida” e “independiente” sobre la “repentina” muerte del expresidente egipcio Muhamad Mursi.

El lunes, la televisión estatal egipcia anunció que Mursi se había desmayado durante una comparecencia judicial, para fallecer poco después; su cadáver fue trasladado a un hospital en la ciudad capitalina de El Cairo.

“A cualquier muerte repentina en custodia debe seguirle una investigación rápida, imparcial, exhaustiva y transparente llevada a cabo por un órgano independiente para esclarecer la causa de la muerte”, ha dicho Rupert Colville, el portavoz de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en un comunicado publicado este martes.

Colville ha declarado que las autoridades egipcias son responsables de la muerte de Mursi, ya que el expresidente estaba bajo custodia del Gobierno del país africano.

Según el portavoz de Bachelet, las condiciones de detención de Mursi eran preocupantes por la forma en la que tenía acceso a médicos, sus abogados y su familia. “Parece que estuvo bajo un confinamiento en solitario prolongado”, ha denunciado.

LEER MÁS: HRW veía “predecible” muerte de Mursi por falta de atención médica

A cualquier muerte repentina en custodia debe seguirle una investigación rápida, imparcial, exhaustiva y transparente llevada a cabo por un órgano independiente para esclarecer la causa de la muerte” del expresidente egipcio Muhamad Mursi, dice Rupert Colville, el portavoz de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

 

El deceso de Mursi fue sospechoso. La organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW) y el movimiento Hermanos Musulmanes (HHMM) responsabilizan al Gobierno de Egipto de la “muerte lenta y deliberada” del exmandatario.

Las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior de Egipto han anunciado el estado de máxima alerta en el país después del fallecimiento de esta prominente figura política.

Mursi, primer presidente elegido democráticamente en Egipto en 2012, fue derrocado el 3 de julio de 2013 en un golpe de Estado militar encabezado por el actual presidente, Abdel Fatah al-Sisi. Luego, fue condenado a muerte, a cadena perpetua y a 20 años de cárcel en tres procesos judiciales distintos.

LEER MÁS: Tribunal egipcio confirma 20 años de cárcel a Mursi

El político estaba cumpliendo una sentencia de siete años de prisión por haber falsificado la inscripción de su candidatura para las elecciones presidenciales de 2012.

El actual Gobierno egipcio ha sido acusado reiteradamente por grupos pro derechos humanos y activistas de limitar las libertades públicas y reprimir a la oposición. Un informe, publicado en mayo por Al Jaliy Al Yadid, organización árabe de derechos humanos con sede en el Reino Unido, señala que desde 2013 más de 760 personas han muerto en las cárceles de Al-Sisi.

snz/anz/fmk/rba

Comentarios