• La portada del diario New York Times, edición de 5 de diciembre de 2015.
Publicada: sábado, 5 de diciembre de 2015 17:57

El diario estadounidense The New York Times, después del último mortífero ataque armado en EE.UU., publica un editorial en portada por primera vez desde los años 20 para que “Paren la epidemia de armas en EEUU”.

“Es un ultraje moral y una desgracia nacional que los civiles puedan comprar legalmente armas diseñadas específicamente para matar gente con velocidad y eficiencia brutales”, arremete el editorial publicado este sábado contra las autoridades estadounidenses.

“Es un ultraje moral y una desgracia nacional que los civiles puedan comprar legalmente armas diseñadas específicamente para matar gente con velocidad y eficiencia brutales”, arremete contra las autoridades estadounidenses el editorial del periódico estadounidense The New York Times.

A este respecto, el artículo asegura que la ira debe dirigirse a los que “tienen el deber de protegernos”, pero en realidad consiguen “un premio más alto con el dinero y el poder político de una industria dedicada a beneficiarse de la distribución sin restricciones de armas de fuego cada vez más poderosas”.

“Peor aun, los políticos los incitan a convertirse en asesinos al crear un mercado de armas para ellos y los votantes permiten que esos políticos se mantengan en sus puestos”, denuncia la nota y aboga por modificar la segunda enmienda de la Constitución de EE.UU. que da derecho a los ciudadanos a portar y poseer armas.

Tras lamentar la incapacidad del Gobierno de Washington para remediar la violencia armada en el país, insta por el establecimiento de ciertos controles sobre la compraventa de armas e insiste en que ciertos tipos de armas, como los fusiles de asalto y su munición, deben estar prohibidos para el ciudadano común.

De acuerdo con el presidente y director del diario, Arthur Ochs Sulzberger Jr, el objetivo del editorial es “entregar una fuerte y visible declaración de frustración y angustia por la incapacidad de nuestro país para enfrentar el flagelo de las armas”.

El pasado miércoles, dos personas armadas, identificadas como Seyed Faruq y Tashfeen Malik, accedieron a Inland Regional Center, un centro médico para discapacitados mentales y abatieron a tiros a 14 personas. 

Seyed Faruq (izqrda.) y Tashfeen Malik, los dos autores del tiroteo en San Bernardino que dejó el pasado 2 de diciembre 14 muertos y 21 heridos.

 

La Oficina Federal de Investigación de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en inglés) informó el viernes de que investigará como si se tratara de “un acto terrorista” la matanza en la ciudad californiana de San Bernardino, que también dejó 21 heridos, pues, según las pruebas, se trata de un plan que excede lo previsto.

La cadena estadounidense CNN anunció el viernes que la coautora de esta tragedia, es decir, Tashfeen Malik, había jurado lealtad al jefe del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), Ibarhim al-Samarrai —alias Abu Bakr al-Bagdadi— a través de la red social de Facebook. No se ha confirmado, sin embargo, que los atacantes formaran parte de grupos o células terroristas.

Esta tragedia es la más mortífera de Estados Unidos después de la masacre registrada en 2012 en una escuela de Connecticut, donde 20 niños y 6 maestras perdieron la vida.

En lo que va del año, al menos 12 255 personas han muerto y 24 770 resultado heridas como consecuencia de la violencia armada registrada en EE.UU., según el balance de la organización Gun Violence Archive (GVA).

tas/nii/