• Manifestantes indignados se enfrentan con la Polícia de Chicago (centro-este). 25 de noviembre de 2015
Publicada: jueves, 26 de noviembre de 2015 3:28
Actualizada: jueves, 26 de noviembre de 2015 9:04

La muerte de otro afroamericano a manos de la Policía de EE.UU., en este caso en la ciudad de Chicago (centro-este), ha generado una nueva protesta contra la violencia policial en el país norteamericano.

Decenas de personas han salido de nuevo este miércoles a las calles de Chicago para protestar contra la muerte de un afroamericano de 17 años de edad, llamado Laquan McDonald, que murió baleado por la policía.

No pueden matar a nuestros hijos y esperar que sigamos callados", ha dicho uno de los padres indignados.

La manifestación ha tenido lugar tan solo un día después de que las autoridades difundieran un vídeo muy gráfico capturado desde una patrulla en el que se puede apreciar cómo el agente, identificado como Jason Van Dyke, dispara 16 veces al joven.

Portando pancartas en las que se podían apreciar fotografías de otros jóvenes negros que fueron disparados por la policía en Chicago y otras partes del país, los indignados se han concentrado fuera de la oficina del alcalde de la citada ciudad, Rahm Emanuel, a quien han pedido abrir una investigación sobre el caso.

Varios de los manifestantes dijeron ser padres de los hombres muertos a manos de policías en Chicago.

"No pueden matar a nuestros hijos y esperar que sigamos callados", ha dicho uno de los padres indignados.

El activista Mark Carter ha solicitado a las personas que se "levanten" y cierren la zona de compras Magnificent Mile el viernes, además de anunciar que los manifestantes también tienen como objetivo la Cámara de Comercio y otros lugares de importancia en los próximos días, debido a las compras del conocido como "Viernes Negro".

Los manifestantes han exigido al Departamento de Justicia abrir una investigación sobre el Departamento de Policía de Chicago y su historial para encubrir irregularidades.

Por su parte, el reverendo Jesse Jackson ha pedido el despido o al menos la suspensión de los demás agentes involucrados en la muerte de McDonald y el nombramiento de un fiscal especial en el caso, ya que, en su opinión, la fiscal estatal del condado de Cook, Anita Álvarez, tardó mucho tiempo antes de presentar el cargo de asesinato en el tiroteo, que sucedió hace más de un año.

Asimismo, el presidente estadounidense, Barack Obama, ha asegurado estar profundamente conmocionado por el vídeo.

"Como muchos estadounidenses estoy profundamente conmocionado por el vídeo de los fatales disparos contra Laquan McDonald de 17 años", escribe este miércoles Obama en su página oficial de Facebook.

El mandatario, además, agradece a los habitantes de Chicago (su ciudad natal) el hecho de que se manifiesten de forma pacífica.

La violencia policial contra la comunidad afroamericana no es un fenómeno nuevo. Entre las miles de víctimas mortales que se ha cobrado la brutalidad policial en Estados Unidos se encuentran Walter ScottEric Garner y Michael Brown, tres jóvenes de raza negra fallecidos en los últimos años.

La escalada de la violencia policial y de los abusos de la fuerza por parte de agentes del orden ha desencadenado una ola de protestas antirracistas en EE.UU.

En los últimos 15 años, al menos 5600 personas han perdido la vida en EE.UU. por la brutalidad policial, según muestra un mapa interactivo basado en los datos de la organización no gubernamental Fatal Encounters, publicado el pasado mes de abril.

mep/anz/rba/msf