• Legisladores Darren Soto y Jenniffer González presentan un proyecto de ley para que Puerto Rico sea el 51.º estado de EE.UU., 28 de marzo de 2019.
Publicada: viernes, 29 de marzo de 2019 10:28

Diputados buscan convertir a Puerto Rico en el 51.º estado de EE.UU., mientras aumenta la tensión entre el presidente del país, Donald Trump, y la isla boricua.

La delegada de Puerto Rico en la Cámara de Representantes de EE.UU., Jenniffer González Colón; y el congresista demócrata del distrito 9 de Florida (sur), Darren Soto, presentaron el jueves un proyecto de ley para que Puerto Rico se convierta en el 51.º Estado del país norteamericano.

“Es hora de poner fin a 120 años de colonialismo para los puertorriqueños. ¡Hoy, junto con Jenniffer González, me enorgullece presentar el primer proyecto de ley directo de la estadidad de Puerto Rico para admitir a la isla como el estado número 51!”, indicó Soto.

El estatus colonial, según el congresista “no está funcionando”, así que “es hora de que el Congreso finalmente haga de Puerto Rico un estado”, reafirmó.

González, por su parte, destacó que los habitantes de la isla han sido ciudadanos estadounidenses, sin que tengan el derecho a votar por la presidencia, ni los miembros del Congreso. Eso, denunció la diputada, “es lo que nos deja sin representación en el gobierno federal”.

Es hora de poner fin a 120 años de colonialismo para los puertorriqueños. ¡Hoy, junto con Jenniffer González, me enorgullece presentar el primer proyecto de ley directo de la estadidad de Puerto Rico para admitir a la isla como el estado número 51!”, indicó el congresista demócrata del distrito 9 de Florida (sur), Darren Soto.

 

Jamie Raskin, legislador demócrata por el estado de Maryland (este), a su vez, expresó su apoyo al proyecto bipartidista, que de ser aprobada, favorecía a más de tres millones de estadounidenses que viven en Puerto Rico, isla que sufre graves desigualdades económicas por las políticas de la Casa Blanca.

El proyecto de ley se presenta en momentos en que crecen la tensión entre la Administración estadounidense, presidida por el republicano Trump, y las autoridades puertorriqueñas, por la creciente desigualdad.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, quien se ha enfrentado con Trump, por ayuda para los desastres y se ha quejado de que los puertorriqueños sean tratados como “ciudadanos de segunda clase”, dijo la misma jornada del jueves que está cansado de ser maltratado por la Casa Blanca y que dará “un puñetazo al matón si se acerca”, en alusión al mandatario estadounidense.

Puerto Rico es un Estado Libre Asociado a Estados Unidos desde 1952, pero carece de poderes soberanos. Si la isla llegara a convertirse en el Estado 51 sus residentes podrían votar por el presidente y enviar legisladores con derecho a voto al Congreso.

ask/rha/alg

Comentarios