• El presidente de EE.UU., Donald Trump, habla en una reunión en la Sala del Oriente de la Casa Blanca, Washington, 14 de marzo de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 16 de marzo de 2019 3:39
Actualizada: domingo, 17 de marzo de 2019 15:54

El presidente de EE.UU., Donald Trump, opinó que los ataques contra dos mezquitas en Nueva Zelanda no implicarán un aumento del nacionalismo blanco.

En declaraciones ofrecidas el viernes a los periodistas tras los ataques terroristas contra los musulmanes en la ciudad de Christchurch (en la isla Sur), que acabaron con la vida de al menos 49 personas, Trump rechazó que el nacionalismo blanco fuera una amenaza en auge.

“En realidad no. Creo que es un pequeño grupo de gente con problemas muy, muy graves. Ciertamente es algo terrible”, indicó el mandatario norteamericano, en relación al aumento del nacionalismo blanco, empero, barajó la posibilidad de que esta tendencia pudiera convertirse en “una cuestión” en este país oceánico.

Brenton Tarrant, quien perpetró la masacre, se describe a sí mismo en un manifiesto de 74 páginas como un “xenófobo” y “fascista” que admira a Trump, es más, para él, Trump es el “símbolo de la identidad blanca renovada”. En reacción, el presidente estadounidense se limitó a decir a los periodistas que no había leído el documento en cuestión.

En realidad no. Creo que es un pequeño grupo de gente con problemas muy, muy graves. Ciertamente es algo terrible”, indicó el presidente de EE.UU., Donald Trump, al ser preguntado sobre si veía al nacionalismo blanco como una amenaza creciente.

 

Mercedes Schlapp, una portavoz de la Casa Blanca, por su parte, calificó de “indignante” el hecho de vincular al presidente con un “trastornado”, en alusión a Tarrant, autor de los mortíferos ataques del viernes.

En los últimos años, los ataques islamófobos de extrema derecha han ido en aumento en diferentes países occidentales, como Estados Unidos, Francia, España y Alemania, sin embargo, Trump ha mantenido cierta pasividad ante estos últimos asaltos, descritos como “terroristas” por las autoridades neozelandesas y condenados por el mundo.

La postura del mandatario neoyorquino es similar a la que adoptó en agosto de 2017 ante la violencia desatada tras una marcha de grupos racistas y neonazis en la ciudad estadounidense de Charlottesville (Virginia), que dejó un muerto y 34 heridos. Trump, en defensa de los supremacistas blancos, afirmaba que las dos partes de los choques en Chalosttesville eran responsables de la violencia.

ask/ctl/myd/rba

Comentarios