• Helicópteros Black Hawk y Chinook del Ejército de EE.UU. en vuelo durante maniobras conjuntas Foal Eagle en Corea del Sur, 25 de marzo de 2015.
Publicada: domingo, 3 de marzo de 2019 9:25

¿Cesarán los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur, si Corea del Norte desmantela su programa nuclear, tal y como pide Donald Trump?

El ministro de la Defensa Nacional de Corea del Sur, Jeong Kyeong-doo, y el secretario interino de Defensa de EE.UU., Patrick Shanahan, acordaron en una conversación telefónica suspender los ejercicios militares conjuntos para la distensión en la península coreana, según ha informado este domingo el Departamento de Defensa estadounidense (el Pentágono) en un comunicado.

“Ambas partes decidieron terminar los ejercicios Key Resolve y Foal Eagle”, detalla la nota en la que también se indica que pese a la cancelación de las maniobras, ambos países se comprometieron a mantener la preparación de sus fuerzas militares en la península de Corea.

Esto mientras la comunidad internacional se pregunta qué motivos hicieron que fracasara la segunda cumbre entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, celebrada los días 27 y 28 de febrero en Hanói (capital de Vietnam), para tratar el desmantelamiento del programa nuclear norcoreano.

En este sentido, el ministro surcoreano lamentó que el evento no arribara a buen puerto. Algunos medios apuntan que el inesperado desenlace se dio por la intransigencia de la parte estadounidense a no aliviar sustancialmente las medidas restrictivas impuestas a Corea del Norte por su programa nuclear.

El Pentágono señala en el comunicado que Washington y Seúl también coincidieron en que la coordinación de actividades militares entre los dos países continuará contribuyendo a los esfuerzos diplomáticos.

Ambas partes decidieron terminar los ejercicios Key Resolve y Foal Eagle”, informa el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) en relación con el acuerdo alcanzado entre las autoridades estadounidense y surcoreana para suspender los ejercicios militares conjuntos para la distensión en la península de Corea.

 

La comunidad internacional ve con escepticismo la posibilidad de que EE.UU. suscriba un pacto y, en el caso que lo haga, se mantenga firme y no lo abandone posteriormente.

Mientras Washington busca cerrar un pacto para la desnuclearización de Pyongyang, hay quienes señalan que la Administración de Trump no es de fiar, ya que el mismo ordenó la salida o el abandono de varios pactos firmados por la anterior Administración de Barack Obama.

Como ejemplo se puede citar el retiro de EE.UU. del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés), del Acuerdo de París sobre el calentamiento global, del Pacto Mundial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre Migración y Refugiados, así como de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Además, en mayo de 2018, el inquilino de la Casa Blanca retiró de manera unilateral a su país del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 entre Irán y el Grupo 5+1, integrado en ese entonces por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania.

¿Por qué EE.UU. impone sanciones contra Corea del Norte mientras realiza maniobras militares conjuntas con Corea del Sur en la región?

La cumbre en Vietnam tuvo lugar ocho meses después del primer encuentro entre las autoridades norteamericanas y norcoreanas en Singapur, al final de la cual Trump se comprometió a detener los ejercicios militares conjuntos con Seúl en torno a la península coreana, levantar las sanciones y garantizar la seguridad de Corea del Norte, a cambio de su desnuclearización. No obstante, el 10 de diciembre anunció nuevas sanciones a tres responsables norcoreanos por presuntas violaciones de derechos humanos.

Corea del Norte ha cumplido su parte, a diferencia de EE.UU., que habitualmente incumple sus promesas y viola acuerdos suscritos. Ante la negativa de Washington a levantar las sanciones a Pyongyang, las autoridades norcoreanas han denunciado que los dirigentes estadounidenses recurren a métodos de “gánster” y han planteado nuevas opciones.

La escalada de tensiones entre estos dos países se acrecentó cuando Pyongyang comenzó a realizar pruebas nucleares y de misiles balísticos sustentándose en su “derecho a la autodefensa” ante la abierta “hostilidad” de EE.UU. en su contra, como las maniobras militares Washington-Seúl en la península de Corea.

A raíz de estos ensayos nucleares, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) aplicó una serie de sanciones, impulsadas por EE.UU., y justamente el alivio parcial de estas medidas punitivas es lo que los norcoreanos piden a Washington para poder seguir conversando sobre el desmantelamiento de su programa nuclear.

krd/ctl/nlr/msf

Comentarios