• Wolf: Detención sin cargos de Hashemi en EEUU viola sus derechos
Publicada: viernes, 18 de enero de 2019 19:32
Actualizada: viernes, 18 de enero de 2019 20:51

El arresto sin cargos en EE.UU. de una periodista de ‘Press TV’ sin que nadie sepa dónde está viola sus derechos, opina el abogado internacional Paul Wolf.

El abogado internacional especializado en derechos humanos Paul Wolf ha comentado frente a la entrada de una corte federal en Washington (capital de Estados unidos) la captura de Marzie Hashemi, presentadora de la cadena en inglés Press TV, que supuestamente debe comparecer este mismo viernes ante el juez.

Hashemi, ciudadana estadounidense musulmana de raza negra, fue detenida el 13 de enero por la Policía de EE.UU. en el Aeropuerto Internacional Saint Louis-Lambert, en la ciudad de San Luis (estado de Misuri) sin que se hayan presentado hasta hoy cargos en su contra.

Wolf ha indicado que la presentadora está encarcelada desde hace una semana “sin ninguna idea ni razón”, lo que podría ser una infracción de derechos fundamentales.

“Puede ser legal, pero al mismo tiempo inconstitucional y, en el mismo tiempo, violar sus derechos internacionales, incluso los derechos humanos”, ha dicho el abogado.

Conforme a la legislación estadounidense, para proceder a una detención debe haber un caso real, ha apuntado Wolf, además de que Hashemi debe poder disponer de un abogado que la defienda, mientras que en la actualidad ni siquiera se conoce su paradero.

Puede ser legal, pero al mismo tiempo inconstitucional y, en el mismo tiempo, violar sus derechos internacionales, incluso los derechos humanos”, ha dicho el abogado internacional especializado en derechos humanos Paul Wolf, en alusión a la detención en EE.UU. de Marzie Hashemi, presentadora de la cadena en inglés Press TV.

 

Las autoridades del país norteamericano, ha señalado el entrevistado, alegan que la detenida sabe algo sobre un delito, lo que sería el supuesto motivo de su arresto, pero el fiscal debe mostrar indicios de la veracidad de los presuntos cargos con los que Hashemi y sus hijos estarían relacionados.

Desde su detención, Hashemi ha sido sometida a tratos inhumanos, que incluyeron encadenarla de pies y manos, obligarla a despojarse de su hiyab, vestirla por la fuerza con una camisa de manga corta y ofrecerle sólo como alimento pan y carne de cerdo, esta última prohibida por su religión.

Ante esta situación, activistas e internautas han lanzado en redes sociales como Twitter una campaña con las etiquetas #FreeMarziehHashemi y #Pray4MarziehHashemi para denunciar la detención y el maltrato, y exigir al Gobierno estadounidense la inmediata puesta en libertad de la presentadora.

mtk/mla/tmv/alg

Comentarios