• El presidente de EE.UU., Donald Trump, visita la frontera sureña con México, Texas (EE.UU.), 10 de enero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 10 de enero de 2019 22:50
Actualizada: viernes, 11 de enero de 2019 1:19

Varios alcaldes de ciudades fronterizas de EE.UU. desmienten las afirmaciones del presidente Donald Trump sobre la existencia de una crisis migratoria.

La frontera con México no es “Siria” ni existe ningún tipo de conflicto ni de “crisis” para demandar la construcción de un muro fronterizo, manifiesta Tony Martínez, alcalde de la ciudad texana de Brownsville, desmintiendo así las declaraciones hechas hace unos días por el inquilino de la Casa Blanca.

El burgomaestre resalta que a pesar de recibir el equivalente de una caravana de migrantes cada tres o cuatro días, no se puede hablar de crisis. Asegura que, las urbes fronterizas son seguras, “una verdad que (Trump) no quiere ver”.

“Nos afecta que el país crea que existe una ‘crisis’ en la frontera y que nos vean de forma negativa. La gente que vivimos en la frontera nos dedicamos más al crecimiento económico y no tanto a la seguridad nacional”, ha declarado a Efe Arturo Garino, alcalde de la ciudad de Nogales, en Arizona.

Nos afecta que el país crea que existe una ‘crisis’ en la frontera y que nos vean de forma negativa. La gente que vivimos en la frontera nos dedicamos más al crecimiento económico y no tanto a la seguridad nacional”, declara Arturo Garino, alcalde de la ciudad de Nogales, en Arizona.

 

El muro que Trump quiere construir en la frontera con México no es la “solución mágica” a los problemas de seguridad del país, dice Jonathan Rothschild, alcalde de Tucson (Arizona), y agrega que “la región fronteriza tiene que ser vista con una mente abierta”. Asevera que, en la frontera se vive más una “crisis humanitaria que de seguridad”.

Rothschild resalta que las ciudades fronterizas son lugares seguros, donde los niveles de criminalidad son menores que en otras partes del país, lejos del panorama que describió el martes Trump en su alocución a la nación para justificar la necesidad de construir el muro.

En este sentido, el jefe de la Policía de Houston, Art Acevedo, dijo a un grupo de periodistas el miércoles que la supuesta crisis en la zona fronteriza no existe y pidió a los dirigentes estatales y federales que dejen el “teatro político” y se centren en luchar la inseguridad donde más es necesario, en las grandes ciudades del país.

El presidente de Estados Unidos exigió el martes 5700 millones de dólares para erigir una barrera de acero en la frontera sur, denunciando una “creciente crisis migratoria”, en un momento en que hay un cierre parcial de la Administración.

Inmerso en una lucha de poder con los demócratas, el magnate republicano denunció también una “crisis de seguridad nacional” ante el flujo de migrantes, mientras sus opositores lo acusan de tener como “rehenes” a los estadounidense.

lvs/ctl/fmd/rba

Comentarios