• Obispos y clérigos de la Arquidiócesis de Brooklyn en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, en Nueva York, 26 de septiembre de 2015. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 20 de diciembre de 2018 3:40

Autoridades del estado estadounidense de Illinois revelan en un informe que cerca de 700 sacerdotes han sido acusados de abuso sexual a menores.

En una dura crítica a cómo la Iglesia católica ha manejado la crisis, la fiscal del estado de Illinois, Lisa Madigan, quien ha hecho pública la noticia, ha dicho que sus hallazgos preliminares han revelado que las seis diócesis del estado han hecho un trabajo inadecuado al indagar las acusaciones y que, en algunos casos, no las investigaron en lo más mínimo ni notificaron las imputaciones a los trabajadores sociales infantiles del estado.

Madigan ha explicado que, aunque las seis diócesis han identificado públicamente a 185 clérigos sobre los que pesa una acusación “creíble” de abuso sexual infantil, la Fiscalía, tras varias pesquisas, encontró que al menos unos 500 sacerdotes más habían sido acusados de abuso.

Los hallazgos de Madigan ven la luz en un contexto de renovada indignación nacional por las acusaciones de abuso sexual infantil por parte de sacerdotes católicos.

Las etapas preliminares de esta investigación ya han demostrado que la Iglesia católica no puede controlarse a sí misma”, declara la fiscal del estado de Illinois, Lisa Madigan, tras las investigaciones que revelaron acusaciones contra unos 700 sacerdotes.

 

“Las etapas preliminares de esta investigación ya han demostrado que la Iglesia católica no puede controlarse a sí misma”, ha afirmado Madigan.

La Iglesia católica se ve conmocionada una y otra vez por acusaciones de abusos. En julio, el cardenal y arzobispo emérito de Washington, Theodore McCarrick, fue destituido de su cargo por acusaciones de vejación sexual contra un adolescente.

Un mes después, en agosto, las autoridades del estado de Pensilvania revelaron un informe en el que se comprobaba que la Iglesia católica había encubierto a 300 “sacerdotes depredadores”, que abusaron de unos 1000 menores adolescentes, en su mayoría varones.

Algunos de los clérigos de Pensilvania implicados tenían conexiones con las diócesis de Illinois.

lvs/anz/fdd/rba

Comentarios