• Un avión de combate F-18 despega del portaaviones USS Carl Vinson en las aguas de la península coreana, 14 de marzo de 2017.
Publicada: viernes, 5 de enero de 2018 23:16
Actualizada: sábado, 6 de enero de 2018 0:45

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, ha advertido este viernes que la ‘dura acción militar’ contra Corea del Norte sigue siendo una opción, si los esfuerzos diplomáticos no logran conseguir su desnuclearización.

“Creo que la retórica que Corea del Norte entiende es que si bien nuestro objetivo, y el presidente ha sido muy claro al respecto, es la desnuclearización a través de los canales diplomáticos, esos esfuerzos diplomáticos están respaldados, de ser necesario, por una dura opción militar”, ha afirmado Tillerson en una entrevista con la cadena estadounidense CNN.

En otro momento de sus declaraciones, ha señalado que no se ha determinado cómo se iniciarán las conversaciones entre ambas partes, pero para tal propósito, Estados Unidos necesita una señal clara de Corea del Norte respecto a su intención de llegar a una solución que zanje la cuestión.

“Si no lo hacen y continúan con las pruebas nucleares y misilísticas, los norcoreanos deben comprender que las sanciones seguirán y serán más severas”, ha añadido.

Reiterando que la principal meta de EE.UU. es la “desnuclearización completa, verificable e irreversible de la península de Corea”, ha alegado que las conversaciones traerán resultados positivos tanto para la propia Corea del Norte como para los países de la región.

Creo que la retórica que Corea del Norte entiende es que si bien nuestro objetivo, y el presidente ha sido muy claro al respecto, es la desnuclearización a través de los canales diplomáticos, esos esfuerzos diplomáticos están respaldados, de ser necesario, por una dura opción militar”, ha afirmado el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson.

 

Tillerson también ha elogiado las medidas adoptadas por ciertos Estados para presionar a Pyongyang, entre ellas el cierre de las misiones diplomáticas de Corea del Norte en sus países y el anuncio de sanciones unilaterales.

El líder norcoreano, Kim Jong-Un sorprendió al mundo cuando en su discurso del Año Nuevo manifestó la disposición de Pyongyang para sentarse a la mesa del diálogo con Corea del Sur, e incluso enviar una delegación a los Juegos Olímpicos (JJ.OO.) de Invierno de PyeonChang, todo con el objetivo de rebajar las tensiones.

En este sentido, ordenó el miércoles abrir una línea telefónica fronteriza que comparte con Corea del Sur para iniciar un diálogo intercoreano un día después de que Seúl propusiera conversaciones de alto nivel con ‎Pyongyang

snz/ctl/ask/mkh

Commentarios