• El presidente de EE.UU., Donald Trump, firma el decreto que prohíbe la entrada de musulmanes de siete países a suelo estadounidense, 27 de enero de 2017.
Publicada: domingo, 29 de enero de 2017 19:27

La decisión de Donald Trump para impedir la entrada de ciudadanos de siete países a Estados Unidos traerá ‘poco beneficio’ a la seguridad nacional del país.

Al referirse a un decreto del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que impide la entrada de ciudadanos de Siria, Irak, Libia, Yemen, Somalia, Sudán e Irán, Alex Nowrasteh, un analista de política de inmigración, recuerda que los individuos de las citadas naciones prohibidas no han matado a ningún estadounidense en los atentados lanzados entre 1975 y 2015, contra el país norteamericano.

En su artículo publicado el jueves en la página oficial del Instituto Cato, el experto añade que ninguna persona de nacionalidad siria o libia ha sido imputada por haber intentado lanzar un ataque terrorista en el suelo estadounidense durante ese periodo.

Al contrario, resalta Nowrasteh, el nombre de los países cuyos ciudadanos han sido condenados por su implicación en las ofensivas relacionadas con el terrorismo en Estados Unidos, no aparece en la lista negra del magnate republicano.

Según el informe, Arabia Saudí, los Emiratos Árabe Unidos (EAU) y Egipto son los países cuyos ciudadanos han sido implicados en los atentados más sangrientos en Estados Unidos.

En otras palabras, el 94,1 % de las víctimas estadounidenses del terrorismo han perdido su vida en los atentados protagonizados por los ciudadanos de los citados países.

Trump, agrega el informe, adoptó esta medida para proteger a la nación, sin embargo, los países incluidos en la lista negra de la Casa Blanca no son considerados como "una amenaza seria" para Estados Unidos.

Esta tabla muestra el número de estadounidenses que han muerto a manos de los ciudadanos de distintos países, entre ellos los siete países cuyos ciudadanos Trump ha prohibido la entrada a EE.UU.

 

El funcionario del think tank con sede en Washington (capital de Estados Unidos), indicó en su informe que estudió una lista que emitió el fiscal general de Trump, el senador del estado de Alabama (sur) Jeff Sessions, sobre 580 casos judiciales relacionados con el terrorismo registrados en el país desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas en Nueva York.

Primero, averiguó Nowrasteh, 241 de los casos no fueron terrorismo y de 580 casos registrados solo 40 (6.9 %) fueron ataques planeados por extranjeros. Además, 92 casos (16 %) fueron realizados por ciudadanos estadounidenses.

Asimismo, 180 de 580 casos (31 %) incluían intentos para unirse a grupos terroristas en el extranjero o apoyarlos, e intentos para lanzar ataques en el extranjero.

El analista dejó claro que el terrorismo en el suelo extranjero es un “crimen” y los autores deben ser castigados, pero “el Gobierno no  puede decir que esas sentencias han hecho seguro nuevamente a Estados Unidos, porque esa gente no dirigían ataques contra el suelo estadounidense”.

ask/ktg/snr/rba

Comentarios