• Inmensa columna de humo se levanta del World Trade Center tras el impacto de un avión contra el edificio, 11 de septiembre de 2001.
Publicada: sábado, 23 de abril de 2016 5:56
Actualizada: lunes, 13 de marzo de 2017 15:12

Pese a completarse las investigaciones del Congreso de EE.UU. sobre los atentados del 11-S (2001), todavía no se han publicado las 28 páginas de su informe, cuyo contenido puede perjudicar a Riad.

“El expresidente George W. Bush ordenó en 2002 mantener en secreto esas páginas. En 2014, presionado por algunos familiares de las víctimas de los atentados del 11 de septiembre, el presidente de EE.UU., Barack Obama, pidió a funcionarios de inteligencia trabajar en la desclasificación del material. El proceso todavía se está desarrollando”, indicó el diario estadounidense The New York Times en un informe publicado el viernes.

El texto pone énfasis en la necesidad de desclasificar las referidas páginas y a continuación indica que los estadounidenses aun no saben exactamente por qué razón 15 de los 19 secuestradores participantes en los atentados contra las Torres Gemelas en Nueva York (EE.UU.), miembros del grupo terrorista Al-Qaeda, eran ciudadanos de Arabia Saudí y si eso demuestra la implicación de los saudíes en dichos atentados o no.

El expresidente Geroge W. Bush ordenó en 2002 mantener en secreto esas páginas. En 2014, presionado por algunos familiares de las víctimas de los atentados del 11 de septiembre, el presidente de EE.UU., Barack Obama, pidió a funcionarios de inteligencia trabajar en la desclasificación del material. El proceso todavía se está desarrollando”, según indica el diario estadounidense The New York Times

El exsenador estadounidense Daniel Robert Graham, uno de los responsables del comité de investigación del Congreso en 2002, desde hace mucho tiempo ha estado afirmando que hay evidencias que ponen de manifiesto la complicidad de instituciones y personas —más allá de aquellos 19 terroristas— de Arabia Saudí.

Aun así, continúa el rotativo, siguen existiendo dudas sobre el papel desempeñado por una serie de organizaciones de beneficencia patrocinadas por la monarquía saudí, que supuestamente mantienen vínculos financieros con Al-Qaeda.

 

Según The New York Times, hasta ahora, este tipo de desafíos legales se han visto frustrados, ya que, de acuerdo con los más críticos del tema, los tribunales federales, desde 2005, han interpretado mal la intención del Congreso sobre la cuestión de la inmunidad para las naciones extranjeras en demandas privadas.

En este sentido, la Casa Blanca anunció el pasado lunes que Obama vetará un proyecto de ley que permitiría retirar la inmunidad diplomática a responsables políticos de Estados implicados en terrorismo en territorio estadounidense.

Arabia Saudí ha amenazado a Washington con deshacerse de 750 mil millones de dólares en activos estadounidenses si la ley resulta aprobada, indicó el sábado, 16 de abril, otro informe revelado por el mismo diario, desatando la indignación en parte de la clase política del país norteamericano.

A modo de colofón, hace hincapié en que para reparar los lazos con Riad es necesario que se conozcan todos los hechos, y eso podría acarrear nefastas consecuencias.

ftn/anz/msf

Commentarios