• El logo del Fondo Monetario Internacional (FMI) es visto en la fachada de la sede de la institución en Washington, capital estadounidense.
Publicada: miércoles, 7 de abril de 2021 5:17
Actualizada: miércoles, 7 de abril de 2021 9:00

El Fondo Monetario Internacional (FMI) dice que Irán registró un crecimiento económico positivo el año pasado pese a las sanciones y la pandemia de COVID-19.

En su último informe sobre Perspectivas de la Economía Mundial, publicado el martes, el FMI revisó al alza su estimación de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Irán en 2020 a 1.5%, frente a un crecimiento negativo de 5% (-5%) estimado para 2020 en los reportes anteriores.

La institución prevé que el PIB del país persa continuará expandiéndose este año en un 2,5%, aunque por debajo de su pronóstico anterior de 3,2%.

El informe del FMI confirma las estimaciones proporcionadas por el Banco Central (BC) de Irán a principios de este año que mostraron que la economía iraní había registrado un crecimiento positivo en los tres trimestres finales del año pasado del calendario iraní que finalizó el 20 de marzo con y sin ingresos petroleros.

Eso mientras que la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19 llevó a una enorme contracción de la actividad económica tanto en Irán como el resto del mundo. Para impedir más contagios, la República Islámica tuvo que declarar cuarentena en todo el país y cerrar empresas e industrias durante un tiempo determinado.

 

El crecimiento económico iraní en 2020 se logró además mientras que los ingresos petroleros del país persa se han reducido significativamente en los últimos años como consecuencia de las sanciones unilaterales reimpuestas por Estados Unidos en 2018 cuando éste optó por retirarse del acuerdo nuclear de 2015 firmado con Irán y otras cinco potencias.

Sin embargo, pese a los intentos de la anterior Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, de “reducir a cero” la venta del crudo iraní y obligar a Teherán a renegociar el acuerdo, Irán ha logrado aumentar sus exportaciones de petróleo en los últimos meses.

Teherán, por su parte, ha intentado, en los últimos años, aprovechar de la mejor manera posible la oportunidad de sanciones para diversificar su economía, reduciendo su dependencia al petróleo.

El país disfruta actualmente de mayores ingresos por exportaciones no petroleras, ya que los sectores clave de la economía, incluida la agricultura y la manufactura, siguen creciendo a un ritmo acelerado.

Irán comenzó desde el pasado 9 de febrero su masiva campaña nacional de vacunación contra el nuevo coronavirus, lo que genera esperanzas de que la economía del país crecerá aún más en los próximos meses.

ftm/hnb