• El Banco Central de Irán en Teherán, la capital.
Publicada: domingo, 30 de agosto de 2020 9:42

El Banco Central de Irán analiza medidas legales para frenar intentos de EE.UU. por incautar 1700 millones de dólares de sus activos en un ente financiero alemán.

Amir Hosein Tayebi Fard, vicegobernador del Banco Central iraní, señaló en un comunicado emitido el sábado que se estaban tomando serias acciones legales para contrarrestar las argucias judiciales de EE.UU., que pretende embargar 1700 millones de dólares en activos del país persa, depositados en la compañía financiera Clearstream, perteneciente a la Deutsche Börse AG (Bolsa alemana).

“Después de haber sufrido repetidas derrotas legales en Luxemburgo, los demandantes estadounidenses siguen buscando a través de medidas legales presentadas ante los tribunales estadounidenses contra Clearstream incautar y transferir los 1700 millones de dólares de los activos iraníes depositados en sus cuentas. Sin embargo, se están tomando serias acciones legales para contrarrestar estas medidas”, resaltó Tayebi Fard en la nota informativa.

El funcionario no ofreció más detalles sobre qué tipo de medidas legales se estaría sopesando a fin de dejar sin efecto las demandas judiciales de la Administración de Donald Trump para indemnizar a los familiares de las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

 

El pasado 1 de abril, el Tribunal de Casación de Luxemburgo determinó que la demanda de incautación de los activos iraníes por Estados Unidos ante esta corte era “inadmisible”, ya que el tipo de cuenta en la que se encuentran los fondos no es “embargable”.

En 2012, una corte de Nueva York ordenó a Irán pagar 7000 millones de dólares en daños y perjuicios a las familias de las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, bajo el argumento que el país persa había ayudado al grupo terrorista Al-Qaeda permitiéndoles a los miembros de la banda viajar a través de su territorio.

Washington, del mismo modo, sigue esforzándose por confiscar varios otros millones de activos iraníes, vinculando al país persa con los ataques a unos cuarteles en Beirut (capital libanesa), en octubre de 1983.

Teherán rechaza cualquier implicación en dichos atentados y en cualquier otro incidente terrorista contra ciudadanos estadounidenses, y tacha los citados infundios de Washington de “ridículos y carentes de sentido”.

En febrero de 2019, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) dictaminó que Irán podía interponer una acción legal para recuperar los miles de millones de dólares en activos, congelados ilegalmente en EE.UU.

En enero pasado, un tribunal estadounidense rechazó también la demanda para confiscar 1700 millones dólares de activos de Irán por no tener sólidos argumentos.

krd/ctl/ftn/mkh