• Plataforma petrolífera de Irán, ubicada en el Golfo Pérsico.
Publicada: domingo, 10 de junio de 2018 0:23
Actualizada: domingo, 10 de junio de 2018 2:24

Pese a las amenazas de Estados Unidos, el consorcio multinacional Pergas ha dicho que no abandonará Irán y seguirá trabajando en el país persa.

“Para mí la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán no es una situación internacional inadecuada. Al menos para Pergas y centenares de otras firmas que no trabajan en EE.UU., ésta no se considera como una restricción”, ha declarado el gerente general del Consorcio Internacional de Petróleo Pergas (PIC, por sus siglas en inglés), Colin Rowley.

Este consorcio tiene en su agenda, ha dicho Rowley, firmar un contrato con Teherán para colaborar con las empresas persas, si —por presiones de EE.UU. — las firmas extranjeras abandonan el territorio iraní.

El consorcio de Pergas está compuesto por 11 empresas europeas, asiáticas y canadienses, entre ellas, la empresa británica Pergas (activa en el campo de la ingeniería y gestión de inversiones en la industria petrolera), Níger y Noruega (activas en excavación y diseño), Middle East Specialist (activa en la construcción de complejos de servicios públicos), la Compañía Nacional de Petróleo de Filipinas y la Universidad Tecnológica de Sharif.

El 8 de mayo, el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció la salida unilateral de su país del pacto nuclear, logrado en 2015 entre Teherán y el Grupo 5+1 (Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), y fijó un plazo para salida de empresas extranjeras de Irán, un hecho que fue denunciado por todos los Estados implicados.

Para mí la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán no es una situación internacional inadecuada. Al menos para Pergas y centenares de otras firmas que no trabajan en EE.UU., ésta no se considera como una restricción”, ha declarado el gerente general del Consorcio Internacional de Petróleo Pergas (PIC, por sus siglas en inglés), Colin Rowley.

 

Asimismo, las empresas e industrias extranjeras que habían invertido en Irán para estrechar los lazos económicos con Teherán, se vieron amenazadas por Washington de enfrentarse con duras sanciones punitivas.

Empero, el director de Pergas adujo que “la presencia en las áreas económicas mundiales requiere que uno sea propenso al riesgo, y si se supone que las actividades económicas no abarcan ningún riesgo, es posible que su turno nunca llegue.

Pergas tiene previsto trabajar en los yacimientos de hidrocarburos de Irán y realizar preparativos para expulsar y transmitir un volumen de 280 millones de metro cúbico por día.

mpm/rha/bhr/mkh

Commentarios