• El ministro iraní de Transporte y Desarrollo Urbano, Rostam Qasemi (centro izquierda) en Damasco, capital, 12 de enero de 2022.
Publicada: miércoles, 12 de enero de 2022 9:57

Con la guerra casi terminada en Siria, Teherán y Damasco están decididos a llegar a acuerdos comerciales reales y expandir sus relaciones económicas.

Así ha opinado el ministro iraní de Transporte y Desarrollo Urbano, Rostam Qasemi, quien ha llegado este miércoles en Damasco (capital siria) a la cabeza de una delegación económica recibida por el ministro de Economía y Comercio de Siria, Mohamad Samer al-Jalil, en el aeropuerto internacional del país árabe.

El final de la guerra en Siria es el comienzo de una nueva era de relaciones económicas entre los dos países, especialmente dado que Irán y Siria han estado uno al lado del otro durante la era de la lucha contra el terrorismo internacional”, ha remarcado Qasemi.

Por su parte, Al-Jalil también ha elogiado los lazos inseparables entre las dos naciones, además de expresar su gratitud por los sacrificios realizados por los jóvenes iraníes en la lucha contra los grupos takfiríes en el suelo sirio. “En Siria, queremos una amplia cooperación con Irán”, ha reiterado.

De este modo, el ministro árabe ha hecho hincapié en las esperanzas de que los encuentros de los funcionarios persas con las autoridades sirias conduzcan a acuerdos destinados a lograr asociaciones económicas y comerciales entre las dos partes.

 

Cabe destacar que durante su visita de tres días, el ministro iraní tiene previsto reunirse también con el presidente sirio Bashar al-Asad, así como con el primer ministro y los ministros de Economía y Comercio, Construcción, Transporte, Asuntos Sociales y Trabajo, y vivienda de Siria.

El ministro sirio de Industria, Ziad Sabaq, afirmó en diciembre que Damasco ha presentado importantes propuestas para que las empresas iraníes inviertan en Siria, ya que, a su juicio, el sector industrial avanzado de la República Islámica puede desempeñar un papel destacado en la reconstrucción del país después de 11 años de la guerra que ha devastado este territorio árabe.

Siria vive desde marzo de 2011 un conflicto con los grupos terroristas como Daesh y otros extremistas, apoyados por Occidente y algunos países de la región, que tuvo como el objetivo derrocar al Gobierno de Al-Asad. Es más, es blanco de duras sanciones impuestas por Washington y sus aliados de la Unión Europea (UE) después de que los grupos milicianos no lograron sus objetivos en el campo de batalla.

Pese a todos estos complots, las fuerzas del Gobierno sirio, respaldadas por Irán y Rusia, han logrado recuperar el control de casi todas las regiones de manos de los terroristas takfiríes. Asimismo, Irán ha asegurado que seguirá sus cooperaciones económicas con Damasco en el marco de las sanciones crueles, unilaterales y agresivas contra el país árabe.

sar/rba