• Los restos de los niños encontrados en Huanchaco presentan un corte en el esternón, lo que evidencia que se trató de sacrificios.
Publicada: jueves, 17 de enero de 2019 2:08

Un nuevo hallazgo arqueológico sorprende a los investigadores que desde hace ocho años estudian los vestigios de la civilización chimú en el norte de Perú.

Se trata de 132 restos de niños que fueron encontrados en Pampa La Cruz, en Huanchaco, departamento de La Libertad. Este descubrimiento se suma al hallazgo de los restos de 137 niños que fue presentado en abril de 2018 y es considerado, hasta la fecha, como el sacrificio masivo de niños más grande de América “y probablemente de la historia mundial”, según la revista National Geographic.

“En este caso se trata de cuatro eventos de sacrificios, que van desde el año 1200 a 1520, es decir, uno cada 100 años, que se realizaron durante todo el apogeo de la civilización chimú. Esto nos demuestra que incluso con la conquista inca, los chimúes continuaron con los sacrificios humanos”, ha precisado el arqueólogo peruano Gabriel Prieto.

Prieto ha detallado que lo extraordinario del hallazgo son las 10 tumbas “aparentemente” de niños de la élite chimú porque fueron enterrados con artefactos y vestidos pintados.

Se trata de cuatro eventos de sacrificios, que van desde el año 1200 a 1520, es decir, uno cada 100 años, que se realizaron durante todo el apogeo de la civilización chimú. Esto nos demuestra que incluso con la conquista inca, los chimúes continuaron con los sacrificios humanos”, precisa el arqueólogo peruano Gabriel Prieto.

El antropólogo John Verano, de la Universidad de Tulane, parte del equipo investigador y especialista en sacrificios humanos, ha indicado que no hay evidencias científicas de sacrificios de niños de esta magnitud en otras civilizaciones, incluso ni en imperios como el inca, el maya o el azteca.

“En todo el mundo hay evidencia de sacrificios, pero en números no se comparan con los realizados por los chimúes. En este caso los estudios han determinado que los niños, cuyas edades van entre los 5 y 14 años, estaban en buen estado de salud, lo que nos indica con certeza que se trataba de un sacrificio de gran valor”, ha afirmado.

lvs/anz/mtk/rba

Comentarios