• Miguel Diaz-Canel habla a la prensa en la Habana Cuba, 24 de febrero de 2019. (Foto AFP)
Publicada: miércoles, 27 de febrero de 2019 19:39

El presidente de Cuba estima que el Gobierno de EE.UU. carece de moral y prestigio para cuestionar el referendo constitucional celebrado el domingo en la isla.

“Pompeo y el Gobierno norteamericano no gozan de prestigio ni moral para cuestionar el referéndum constitucional libre y soberanamente celebrado por los cubanos el pasado 24 de febrero”, ha declarado hoy miércoles el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

El mandatario ha calificado a altos funcionarios de Washington caracterizados por su hostilidad hacia Cuba como “halcones de la guerra, la mentira y la injerencia”.

Mike Pompeo, secretario de Estado de EE.UU. y exdirector de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés), había considerado el procedimiento democrático cubano un pretexto para perpetuar “la dictadura”.

En repetidas ocasiones el Gobierno de Cuba ha criticado las múltiples injerencias por parte de los Estados Unidos en diferentes regiones de Latinoamérica, el Gobierno cubano acusa a EE.UU. de entrometerse en los conflictos internos de estos países con la intención de saquear sus riquezas.

El referendo se planteó en julio del año pasado y fue debatido en foros populares entre agosto y noviembre, hasta que el proyecto final fue aprobado por el Parlamento. Al histórico referéndum constitucional fueron llamados a votar más de ocho millones de cubanos.

Más de 24 000 colegios electorales fueron instalados en todo el país para que los cubanos ejercieran su derecho al voto y se pronunciaran sobre la nueva Carta Magna, que atempera su texto a la realidad socioeconómica de la nación.

 

El 24 de febrero se contó con la participación del 84,4 % de los registrados en el padrón electoral, al cual se accede de oficio en Cuba al cumplir los 16 años, y de ellos casi siete millones votaron sí a la nueva ley fundamental —es decir, el 86,8 % de la población—. Por el no se inclinaron poco más de 706 000 ciudadanos, un 9 % de los electores.

La nueva Constitución subraya la irrevocabilidad del socialismo, recoge el papel rector en la sociedad del Partido Comunista, amplía los derechos y las garantías individuales, fortalece el poder popular en la base y reconoce varias formas de propiedad, entre ellas la privada.

sjy/mla/tqi/alg

Comentarios