• El director general para EE.UU. de la Cancillería de Cuba, Carlos Fernández de Cossío.
Publicada: lunes, 15 de octubre de 2018 15:36
Actualizada: sábado, 20 de octubre de 2018 3:21

El Gobierno de Cuba alerta de que en los últimos meses EE.UU. ha agravado su “retórica hostil” contra la isla recurriendo a “campañas difamatorias”.

El director general para EE.UU. de la Cancillería de Cuba, Carlos Fernández de Cossío, ha denunciado que el Gobierno de Estados Unidos recurre a “acusaciones fraudulentas” y a “campañas difamatorias” contra la isla, además de “fabricar pretextos para conducir a un clima de mayor tensión bilateral”.

“Fabrican acusaciones infundadas contra Cuba con los llamados ‘incidentes de salud’ (o supuestos ataques sónicos), emitiendo acusaciones difamatorias sobre la seguridad de sus diplomáticos en Cuba, y pretenden retomar la fracasada campaña contra Cuba en el área de los derechos humanos”, señala Fernández de Cossío en una declaración publicada el domingo en la web oficial Cubaminrex.

De manera muy específica —agrega el diplomático—, EE.UU. pretende justificar con cualquier recurso “la política unilateral de bloqueo” económico, comercial y financiero que aplica contra Cuba desde 1962, “que es objeto de repudio universal por su carácter criminal y violatorio del derecho internacional”.

(Los Estados Unidos) fabrican acusaciones infundadas contra Cuba con los llamados ‘incidentes de salud’ (o supuestos ataques sónicos), emitiendo acusaciones difamatorias sobre la seguridad de sus diplomáticos en Cuba, y pretenden retomar la fracasada campaña contra Cuba en el área de los derechos humanos”, ha denunciado el director general para EE.UU. de la Cancillería de Cuba, Carlos Fernández de Cossío.

 

Asimismo, Fernández de Cossío denuncia en la nota por “irresponsables y provocadoras” las “declaraciones y falsedades” que el Gobierno de Estados Unidos utiliza con el propósito de justificar el retroceso impuesto en las relaciones bilaterales.

Las autoridades estadounidenses, lamenta el diplomático, están lejos de aceptar dialogar sobre la base del respeto, como Cuba ha estado dispuesta a hacerlo con fines de cooperación y como lo hace con otros países.

Según Fernández Cossío, el Gobierno estadounidense dedica cada año recursos millonarios “para atentar contra el orden constitucional cubano, interferir en los asuntos internos y financiar a individuos que actúan como agentes de una potencia extranjera, lo que en Cuba es ilegal, al igual que lo es en los Estados Unidos y en otros países”.

A juicio del diplomático cubano, Cuba es blanco de una campaña emprendida por el Gobierno de EE.UU., “que ha virado la espalda a las Naciones Unidas en lo que respecta a los derechos humanos”.

En este sentido, Fernández de Cossío hace alusión a las tropelías que comete el país norteamericano, como la pena de muerte, la violencia policial, la separación de niños de sus padres inmigrantes, bombardeos que matan a civiles inocentes en otros países y otras muchas, “nada” de lo cual “ocurre en Cuba o por causa de Cuba”.

EE.UU. persiste en calificar de ataque los supuestos daños a la salud de 26 funcionarios diplomáticos estadounidenses destacados en Cuba ocurridos entre noviembre de 2016 y febrero de 2017, sin presentar pruebas que sustenten la demanda.

A raíz de aquel incidente, Washington ha reducido a un año el tiempo que pueden permanecer en la isla sus diplomáticos, un tiempo inusualmente corto que se suele aplicar a países peligrosos.

La Habana, por su parte, rechaza tajantemente que los incidentes fueran “ataques”, y denuncia “una manipulación política deliberada” por parte de Washington para frenar el acercamiento diplomático entre ambos países, iniciado después de medio siglo en 2014.

tmv/mla/rba

Comentarios