• Un caza polivalente modelo Shenyang J-15 de la Fuerza Aérea china.
Publicada: jueves, 29 de octubre de 2015 22:15

China ha pedido a Japón que sus cazas dejen de obstaculizar el paso de los aviones militares chinos que sobrevuelan el océano Pacífico.

"Los datos de Japón me hacen pensar que la proximidad, la vigilancia e interferencia con los barcos y aviones chinos han estado ocurriendo desde hace mucho tiempo, amenazando la seguridad de los buques y aeroplanos chinos", ha declarado este jueves el portavoz del Ministerio chino de Defensa, Yang Yujun, en una rueda de prensa.

Los datos de Japón me hacen pensar que la proximidad, la vigilancia e interferencia con los barcos y aviones chinos han estado ocurriendo desde hace mucho tiempo, amenazando la seguridad de los buques y aeroplanos chinos, declara el portavoz del Ministerio chino de Defensa, Yang Yujun.

Las declaraciones de Yujun se producen después de que las autoridades niponas reconocieran haber incrementado en exceso los vuelos de reconocimiento de verano (boreal) de sus cazas para asegurar la seguridad aérea del país y evitar posibles incursiones aéreas de su vecino, China.

Yujun también ha advertido de las graves consecuencias que podrían conllevar tales medidas de Tokio, que a su juicio podrían causar fácilmente problemas de seguridad aérea entre China y Japón.

"Los aviones chinos tienen la libertad de volar en su espacio aéreo de acuerdo con la ley. Instamos a los japoneses a abandonar ese comportamiento, que obstaculiza la libertad de vuelo china", ha reclamado.

En un informe reciente, el Gobierno japonés indicó que sus aviones de combate sobrevolaron el Pacífico 117 veces de julio a septiembre, frente a las 103 del mismo período de 2014, una cifra menor a la de los 164 reconocimientos aéreos realizados en el último cuatrimestre del año pasado.

Además, Tokio tiene planeado desplegar un escuadrón de interceptores modelo Mitsubishi F-15J en la base aérea de Okinawa, en el sur de Japón, para interceptar cazas chinos.

La medida se llevará a cabo en respuesta al aumento de las actividades de China en el mar de la China Meridional, zona en disputa entre China, Filipinas, Vietnam, Malasia y Brunéi.

Reclamaciones territoriales en el mar de China Meridional.

 

El Gobierno nipón está implicado en una disputa con China por las islas Diaoyu (en chino)/Senkaku (en japonés), un grupo de islotes deshabitados del mar Oriental de China con ricos recursos marinos y yacimientos de hidrocarburos que ha sido un constante foco de tensión en las relaciones entre ambos países.

El pasado julio, Japón pidió a China que detuviese la construcción de plataformas de gas y petróleo en dicho mar, cerca de las aguas disputadas por ambos países, ya que las perforadoras chinas podrían explotar yacimientos de petróleo pertenecientes al territorio japonés.

China respondió recalcando que tenía todo el derecho de extraer petróleo en la zona. 

mep/mla/rba

Comentarios