• Destructor de misiles DDG-112 de la Armada de China durante una maniobra militar.
Publicada: viernes, 21 de mayo de 2021 10:23
Actualizada: sábado, 22 de mayo de 2021 8:23

La posibilidad del estallido de una guerra entre China y Taiwán ha llegado a un nivel sin precedentes, situación que se agudiza con las provocaciones de EE.UU.

Cross-Strait Academy, un think tank con sede en Hong Kong, ha alertado en su última elaboración de las tensiones entre China y Taiwán, que las dos partes se encuentran “al borde de la guerra”, según ha recogido este viernes el diario local South China Morning Post.

El centro de investigación ha lanzado tal advertencia, después de señalar que el índice del nivel de riesgo de conflicto armado en el estrecho de Taiwán, ha aumentado en gran medida para 2021.

De hecho, ese índice ha ido aumentando de manera constante desde 2000, cuando el Partido Democrático Progresista, de tendencia independentista, tomó el poder en Taiwán, poniendo fin a los 55 años de gobierno del Kuomintang, amistoso con Pekín.

De acuerdo con el texto, esa situación se ha visto agudizada después de que Donald Trump se convirtiera, en enero de 2018, en el presidente de Estados Unidos y adoptara un enfoque antagónico hacia China, buscando una relación más cercana con Taiwán.

Lazos EEUU-Taiwán aumentará riesgo de guerra con China

Para Lei Xiying, presidente de Cross-Strait Academy, las relaciones más estrechas de Washington con Taipéi han sido uno de los “factores destructivos” que aumentan el riesgo de conflicto.

“Si la tendencia actual continúa [...] la unificación de Taiwán por la fuerza será sólo una cuestión de tiempo”, ha aseverado Lei.

Estados Unidos, como la mayoría de los países, no tiene lazos diplomáticos formales con Taiwán, pero es su patrocinador internacional más importante y un importante vendedor de armas a la isla.

Ese posicionamiento ha desatado la ira de Pekín que, por su parte, denuncia la presencia militar de Washington en la región, así como su respaldo a la agenda separatista de Taiwán.

Ante tal coyuntura, el gigante asiático ha aumentado en los últimos meses sus actividades militares cerca de Taiwán para manifestar su rechazo a las políticas separatistas de la cúpula gobernante en Taipéi.

tqi/fmk