• El portaviones chino Liaoning y su grupo naval.
Publicada: miércoles, 20 de mayo de 2020 5:41

China celebrará en agosto unos ejercicios militares a gran escala en el mar Meridional ante la creciente tensión con Estados Unidos.

Durante las maniobras de desembarco, el Ejército Popular de Liberación (EPL) de China practicará una posible captura de la isla Pratas, controlada por los taiwaneses y ubicada entre las islas de Hainan (administrada por Pekín) y Taiwán.

En los ejercicios se movilizarán un número sin precedentes de fuerzas, incluidos infantes de marina, buques de desembarco, aerodeslizadores y helicópteros, según dijeron fuentes familiarizadas con el Comando del Teatro de Operaciones del Sur del Ejército chino.

Los chinos llaman a Pratas la isla de Dongsha. La isla, en la que Taiwán ha instalado un pequeño campo de aviación, está situada aproximadamente a 200 millas (320 km) de la parte continental de China y Hong Kong, por lo que es una ubicación militar deseada.

La isla Pratas cuenta con una importancia estratégica para China, ya que facilita el avance del gigante asiático hacia el océano Pacífico.

 

El EPL desplegó en diciembre su primer portaviones de construcción nacional, el Shandong, en la base de Hainan, lo que convirtió a la isla Pratas en un objetivo más atractivo para contrarrestar la presencia militar de Estados Unidos en el mar del Sur de China.

China denuncia la presencia militar estadounidense en el mar Meridional. Estas aguas estratégicas sirven de puerta de entrada a las rutas marítimas mundiales, a través de las cuales pasan alrededor de 3,4 billones de dólares de comercio cada año. Vietnam, Taiwán, Filipinas, Malasia y Brunéi, al igual que China, reclaman partes de ese mar. 

Estados Unidos, que se alinea sistemáticamente con los rivales de Pekín en la disputa marítima, envía buques de guerra y aviones de guerra al mar del Sur de China para defender lo que llama el derecho a la libertad de navegación, pero no hace sino aumentar las tensiones entre los países regionales.

Taiwán es además otra fuente de tensión entre China y EE.UU. Pekín rechaza apoyo de Washington a Taipéi, isla que el gigante asiático considera una parte inseparable de su territorio.

Pekín, que hasta el momento se ha abstenido de usar la fuerza militar para reunificar la isla, ha advertido que está lista para la guerra si continúan los intentos para separar Taiwán.

ftm/ktg/mrz/msf