• El presidente de China, Xi Jinping (izda.) y su homólogo de Rusia, Vladimir Putin, en una ceremonia en Vladivostok, 11 de septiembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 28 de mayo de 2019 9:46
Actualizada: martes, 28 de mayo de 2019 15:18

China intensifica sus esfuerzos para buscar el apoyo de actores regionales y globales como Rusia y los países de Asia Central en medio de tensiones con EE.UU.

En un reporte, el diario local South China Morning Post ha hecho alusión este martes a una oleada intensificada de actividades diplomáticas que ha adoptado China a nivel internacional a medida que la competencia entre Pekín y Washington se intensifica en varios frentes, incluidos el comercio y la tecnología, el mar de China Meridional y el Ártico, donde su asociación con Moscú recibió críticas de Washington.

Se espera que el presidente chino, Xi Jinping, se reúna el próximo mes con su homólogo ruso, Vladimir Putin, cuando también se dirija al Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

Además, el mandatario chino visitará en junio Biskek, la capital de Kirguistán para participar en la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), así como otro foro de seguridad regional en Dushanbé, capital de Tayikistán, entre otras actividades de las autoridades chinas.

“Hay muchas áreas donde las políticas chino-rusas coordinadas pueden dañar los intereses de EE.UU. a corto o largo plazo”, indicó Artyom Lukin, profesor asociado de la Universidad Federal del Lejano Oriente (UFLO) en la ciudad rusa de Vladivostok.

Dada la creciente guerra comercial con Washington, Li Lifan, profesor investigador asociado de la Academia de Ciencias Sociales de Shanghái, indicó que China buscará diversificar sus inversiones y mercados a otras partes del mundo, particularmente a Rusia y Europa.

“China intensificará su cooperación de inversión con Europa y Rusia y se centrará más en la inversión multilateral”, aseveró Li.

Hay muchas áreas donde las políticas chino-rusas coordinadas pueden dañar los intereses de EE.UU. a corto o largo plazo”, indicó Artyom Lukin, profesor asociado de la Universidad Federal del Lejano Oriente (UFLO) en la ciudad rusa de Vladivostok.


Stephen Blank, miembro principal del Consejo de Política Exterior de Estados Unidos en Washington, mencionó que Pekín y Moscú también buscarán contener la influencia de Estados Unidos “en la medida de lo posible” de Asia Central, donde China ha aumentado su participación a través de la construcción de infraestructura bajo la Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda”.

Los líderes de la región se reunirán en Biskek el próximo mes para la cumbre de la OCS, un bloque de seguridad establecido en 2001 que ahora incluye a China, Rusia, Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Uzbekistán, La India y Paquistán.

Esos miembros representan aproximadamente el 23 % de la masa terrestre del mundo, el 45 % de su población y el 25 % del Producto Interno Bruto (PIB) mundial.

De hecho, las tensiones entre EE.UU. y China han tomado un ritmo creciente por muchas cuestiones, como la guerra comercial desatada por Washington contra Pekín, el apoyo del Gobierno estadounidense a Taiwán —isla que mantiene disputas territoriales con China—, las sanciones de EE.UU. al Ejército chino por “comprar armas rusas”, las disputas territoriales del mar de China Meridional, etc.

Estas medidas se suman a la guerra tecnológica que ha lanzado Washington contra las empresas chinas al acusar al gigante chino de las telecomunicaciones Huawei de coadyuvar en actividades de espionaje para el Gobierno de China. Por tanto, ha prohibido el uso de equipamientos de esa empresa en sus principales redes y computadoras gubernamentales.

China, a su vez, defiende su economía, con respuestas recíprocas a las medidas hostiles de Washington.

tmv/rha/ftm/msf

Comentarios