• El canciller de China, Wang Yi, durante una rueda de prensa en Pekín, la capital china, 5 de enero de 2016.
Publicada: jueves, 5 de enero de 2017 23:46
Actualizada: viernes, 6 de enero de 2017 3:10

China insta a Estados Unidos a no cambiar la dirección de las relaciones bilaterales, en medio de crecientes tensiones diplomáticas entre ambos países.

"Las dos partes deben hacer todo lo posible para garantizar el desarrollo de las relaciones bilaterales en la dirección correcta", ha dicho este jueves el ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, durante una conversación telefónica con el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry.

Wang ha subrayado también que los vínculos entre ambos países pasan actualmente por “una etapa crucial” y que los logros de la cooperación bilateral no se consiguieron fácilmente, según un comunicado del Ministerio de Exteriores chino retomado por la agencia Xinhua.

Las dos partes deben hacer todo lo posible para garantizar el desarrollo de las relaciones bilaterales en la dirección correcta", ha dicho este jueves el ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi.

Por su parte, el secretario de Estado de EE.UU., citado por la Cancillería china, ha destacado la estrecha relación de ambas partes en ciertas cuestiones —como la recuperación económica mundial y la lucha contra el cambio climático— y ha recalcado que el principio de una sola China es un punto de consenso entre los partidos estadounidenses, tanto el Demócrata como el Republicano.

 

Las declaraciones de Wang se producen en momentos que el presidente electo de EE.UU., Donald Trump, ha aventurado la posibilidad de establecer relaciones oficiales con Taiwán, ignorando así casi 40 años de compromiso de Washington con Pekín.

En una entrevista concedida el pasado 11 de diciembre con la cadena Fox News, el magnate inmobiliario amenazó también con romper con una sola China y el frágil equilibrio de las relaciones entre EE.UU. y el gigante asiático.

En reacción, las autoridades chinas advirtieron de que no tolerarán ningún tipo de agresión a sus relaciones bilaterales, por lo que el magnate debería andar con más cuidado en sus declaraciones.

Antes de ser elegido en las elecciones presidenciales de EE.UU., Trump prometió subir los aranceles a las importaciones desde China hasta el 45 por ciento. Ante todos estos ataques verbales, el gigante asiático ha advertido de que está completamente preparado para ‘una guerra comercial’ con Washington durante el mandato de Trump.

myd/mla/ftm/rba

Comentarios