• Lula congrega a sus fieles para denunciar la locura de Bolsonaro
Publicada: sábado, 9 de noviembre de 2019 18:32
Actualizada: domingo, 10 de noviembre de 2019 3:23

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva congrega a sus fieles en su bastión sindical para denunciar la locura del Gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

Miles de personas vestidas de rojo, los colores del Partido de los Trabajadores (PT), esperaban al inicio de la tarde de este sábado una intervención de Lula en el Sindicato de los Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, cuna política del exmandatario, donde pronunció su último discurso antes de entregarse a la justicia el 7 de abril de 2018.

Lula (2003-2010), de 74 años, cumplía desde entonces en Curitiba (sur) una pena de 8 años y 10 meses por corrupción pasiva y lavado de dinero, pero fue liberado después que la corte suprema prohibiera comenzar a cumplir la pena mientras los acusados tuviesen recursos legales disponibles.

LEER MÁS: Sondeo: Lula, el mejor presidente en la historia reciente de Brasil

LEER MÁS: Santa Cruz: Liberación de Lula debilitará a Bolsonaro en Brasil

Apenas trapasadas las rejas de la sede policial donde había pasado 580 días, Lula ha denunciado las políticas económicas liberales de Bolsonaro y ha asegurado que se lanzará pronto a “recorrer el país para discutir una salida con nuestro pueblo”.

[...] aparte de seguir luchando para mejorar la vida del pueblo brasileño —que está hecha una desgracia—, aparte de luchar para que esos tipos no sigan entregando el país, quiero mostrar el lado mentiroso” de las instituciones judiciales que “trabajan para criminalizar a la izquierda”, dice el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva.

 

LEER MÁS: América Latina reacciona a la liberación de Lula da Silva

En un video de Twitter de este sábado, se dice decidido a “ayudar a liberar a Brasil de esta locura que está ocurriendo”. “Tenemos que cuidar la educación, cuidar el empleo, el salario, la cultura, cuidar el placer y la alegría, porque la juventud no vive sin motivación”, explica.

Lula añade que, “aparte de seguir luchando para mejorar la vida del pueblo brasileño —que está hecha una desgracia—, aparte de luchar para que esos tipos no sigan entregando el país, quiero mostrar el lado mentiroso” de las instituciones judiciales que “trabajan para criminalizar a la izquierda”, declaró.

Con el actual Gobierno, “el pueblo está pasando más hambre, está sin empleo, el pueblo trabaja para Uber o entregando pizzas en bicicleta”, denuncia el exmandatario.

El jueves, los jueces del Supremo Tribunal Federal (STF) determinaron, tras una votación, que las penas de prisión empezarían a cumplirse solo cuando el acusado agotase todos los recursos disponibles, es decir, cuando no hubiese más recursos judiciales en proceso. Al líder de la izquierda le quedan todavía recursos pendientes, por lo que quedó en libertad.

mrz/nii/

Comentarios