• Informe: Australia corre riesgo de ser incluida en lista negra de derechos humanos.
Publicada: sábado, 21 de enero de 2023 10:45
Actualizada: domingo, 22 de enero de 2023 0:31

Australia corre el riesgo de ser incluida en la lista negra de las Naciones Unidas de países que no cumplen con las obligaciones penitenciarias.

En efecto, Australia está en peligro de entrar en la lista negra de derechos humanos junto con países como Sudán del Sur y la República Democrática del Congo, si no cumple con sus obligaciones de supervisión penitenciaria en virtud de un tratado contra la tortura de la ONU, informó el diario británico The Guardian.

El Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) fue ratificado bajo el Gobierno australiano, presidido por Malcolm Turnbull en diciembre de 2017, pero desde entonces el país oceánico ha solicitado dos prórrogas del plazo para cumplir con sus obligaciones.

El incumplimiento de las obligaciones significa que un subcomité de la ONU podría colocar a Australia en una lista de incumplimiento, junto con otros 14 países.

Australia debe poner fin al confinamiento solitario de los niños, dice el comité de la ONU contra la tortura.

La comisionada de derechos humanos de Australia, Lorraine Finlay, adujo que tal falla podría afectar la credibilidad de los derechos humanos de su país en el escenario mundial.

“Hicimos promesas libremente en torno a este tratado y si no vamos a cumplirlas, eso envía una muy mala señal al resto del mundo no solo sobre el enfoque de Australia hacia los derechos humanos, sino también sobre el papel de Australia en términos del sistema internacional basado en reglas”, dijo Finlay.

 

Los defensores de los derechos humanos han señalado el abuso en los centros de detención de jóvenes, las muertes bajo custodia, y el uso de prácticas como el confinamiento solitario en las cárceles australianos como ejemplos de por qué es vital respetar los derechos humanos.

Pero los tres estados más poblados de Australia, Nueva Gales del Sur, Victoria y Queensland, aún no han designado sus organismos de supervisión independientes y dicen que no pueden cumplir con sus obligaciones sin fondos del gobierno federal.

Finlay dijo que, independientemente de los problemas de financiación, todos los gobiernos tenían la “obligación básica” de prevenir los abusos contra los derechos humanos de las personas detenidas.

En octubre, el subcomité de la ONU para la prevención de la tortura canceló su viaje a Australia después de que el gobierno de Nueva Gales del Sur impidiera que los funcionarios inspeccionaran sus prisiones. Queensland también negó el acceso a las instalaciones de salud mental, pero desde entonces ha aprobado una legislación que permitirá a los funcionarios de la ONU realizar visitas.

mkh/ncl