• El presidente de Argentina, Mauricio Macri, 12 de diciembre de 2017.
Publicada: martes, 26 de diciembre de 2017 8:10
Actualizada: martes, 26 de diciembre de 2017 11:31

La represión y violencia ejercida por el Gobierno argentino han dejado en los últimos dos años al menos 725 muertos.

Un informe publicado el sábado por la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) revela que en los 721 días del Gobierno del presidente argentino, Mauricio Macri, se reportan al menos 725 muertes debido a la violencia ejercida por el Estado de Argentina, por lo que cada 24 horas ha habido un muerto.

El estudio, que analiza la lista de muertos por la “represión estatal” desde 2015 —cuando Macri llegó al poder— hasta el mes de diciembre de 2017, califica la etapa del Gobierno del actual presidente de una de las más represivas de la historia de Argentina.

"Estamos atravesando el pico represivo más violento desde el año 1983. Hubo otros momentos especialmente duros como el 2000 o 2008, pero esta escalada represiva es inédita. Por primera vez superamos la marca del muerto diario por gatillo fácil o torturas", denunció la dirigente de la Correpi, María del Carmen Verdú.

Además indicó que las instituciones estatales no han tratado de frenar el ritmo de represión y criticó que se trata de un hecho preocupante dado que las cifras de muertes por la represión estatal ya son muy elevadas.

Estamos atravesando el pico represivo más violento desde el año 1983. Hubo otros momentos especialmente duros como el 2000 o 2008, pero esta escalada represiva es inédita. Por primera vez superamos la marca del muerto diario por gatillo fácil o torturas", denunció la dirigente de la Correpi, María del Carmen Verdú.

 

Del mismo modo aseguró que, considerando la situación actual y el descontento general, en el año 2018 habrá más muertos entre los sectores populares organizados por los intentos del Estado de callar a los disidentes.

En sus dos años en el poder, el Gobierno de Macri ha enfrentado continuas protestas en rechazo de sus polémicas medidas: despidos masivos de trabajadores, aumento en las tarifas de los servicios públicos, una inflación que ronda el 40 %, etc.

Dichas manifestaciones han derivado en violencia en muchas ocasiones:  vehículos policiales que atropellan a los manifestantes, agentes que agreden sin motivo a los manifestantes pacíficos y personas que no tienen nada que ver con las protestas resultan heridas.

hgn/nii/

Commentarios