• El canciller argelino, Ramtane Lamamra.
Publicada: sábado, 5 de febrero de 2022 10:25

Argelia condena la decisión de la Unión Africana (UA) de otorgar al régimen israelí el estatus de observador y lo considera un “gran error”.

“El primer error fue que la decisión de otorgar a Israel el estatus de observador en la UA se tomó sin consultar con sus Estados miembros. En segundo lugar, existen desacuerdos entre los Estados miembros de la UA sobre el tema”, denunció el viernes el canciller argelino, Ramtane Lamamra.

En declaraciones a la cadena catarí Al Jazeera, el ministro de Relaciones Exteriores de Argelia también enfatizó que su país no tuvo ningún papel en adoptar tal medida.

Conforme subrayó Lamamra, si se hubieran realizado consultas previas entre los Estados miembros del bloque regional, ciertamente Israel no habría tenido el estatus de observador de la UA.

“Esto es algo mal para la Unión Africana y podría poner en peligro la solidaridad entre los Estados miembros”, lamentó.

Israel y su membresía en la Unión Africana

El régimen de Tel Aviv se reintegró el 22 de julio como miembro observador en la Unión Africana, la mayor organización del continente compuesta por 54 países. Israel había perdido ese lugar tras el paso de la Organización de la Unidad Africana (OUA) a la UA en 2002.  La decisión fue condenada también por Islas Comoras, Yibuti, Libia, Mauritania, Sudáfrica, Túnez, Catar, Kuwait, Jordania, Palestina, Yemen y la delegación de la Liga Árabe (LA) en la Unión Africana.

Eso mientras el lenguaje a favor de Palestina suele aparecer en las declaraciones pronunciadas en las cumbres anuales de la UA. El propio bloque africano concedió a Palestina el estatus de observador en 2013, un año después de que se le otorgara el estatus de no-miembro observador en las Naciones Unidas.

Israel, por su parte, durante muchos años hizo esfuerzos para acercarse al bloque regional africano y conseguir su aceptación bajo el estatus de observador, porque el régimen sionista necesita dicho privilegio para reducir los apoyos a las múltiples resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Consejo de Derechos Humanos y Consejo de Seguridad, contrarias a sus políticas de ocupación y la expansión de asentamientos ilegales.

ftn/ncl/mkh