• Las fuerzas de seguridad afganas en el lugar de un atentado con coche bomba en la ciudad de Kabul, la capital, 10 de febrero de 2021.
Publicada: viernes, 30 de abril de 2021 17:59

Al menos 30 personas han muerto y otras 60 han resultado heridas como consecuencia de la explosión de un coche bomba en el este de Afganistán.

“30 muertos, más de 60 heridos por la explosión de un coche bomba en Pul-i-Alam, capital de Logar”, ha dicho este viernes el jefe del consejo provincial de Logar, Hasibolá Stanekzai, según ha informado el canal de televisión local 1TV.

Un funcionario del Ministerio del Interior afgano y un portavoz del gobernador de Logar han confirmado la explosión, pero no han comentado sobre el número de las víctimas, ni la identidad de los autores del atentado.

El nuevo incidente de violencia ocurre cuando la retirada de las tropas extranjeras, incluidos los estadounidenses y los de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), ha comenzado oficialmente esta misma jornada.

La actual Administración estadounidense, presidida por Joe Biden, anunció anteriormente la retirada de todas las tropas estadounidenses antes del 11 de septiembre, cuando se cumplirá el vigésimo aniversario de los atentados del 2001.

El anuncio se produjo después de que EE.UU. y el grupo armado Talibán firmaran en febrero de 2020 un acuerdo en Doha, la capital de Catar, según el cual, las fuerzas norteamericanas tendrían como plazo máximo el 1 de mayo de 2021 para retirarse completamente de Afganistán.

 

Tras casi dos décadas de la supuesta guerra contra el terrorismo, la inseguridad reina en gran parte del territorio afgano.

El pueblo afgano culpa a Estados Unidos del conflicto y la inseguridad que atraviesa el país, y espera que, con la salida de las tropas foráneas, la paz se restaure en Afganistán.

Tras dos décadas del conflicto, tanto la OTAN como EE.UU. han reconocido el fracaso de su misión militar en Afganistán, donde miles de personas perdieron la vida como consecuencia directa de la invasión estadounidense.

El jueves, el encargado de la embajada estadaounidense en Kabul, capital afgana, Ross Wilson, confesó en una entrevista concedida a la agencia local de noticias TOLOnews que, EE.UU. había llegado hace años a la conclusión de que la guerra en el país centroasiático era un “callejón sin salida” y que una solución política es la mejor manera para acabar con el conflicto.

“Llegamos a la conclusión hace varios años de que continuar los combates era un callejón sin salida; en última instancia, no íbamos a salir victoriosos y eliminar para siempre los problemas de Afganistán o el problema de los talibanes”, dijo el diplomático norteamericano.

ftm/tqi/mkh