• Urna electoral utilizada en las elecciones municipales en Venezuela.
Publicada: domingo, 9 de agosto de 2020 20:59

Pese al llamado de ciertos sectores de derecha al abstencionismo, 17 partidos políticos ratificaron su participación en los comicios parlamentarios de Venezuela.

En un comunicado conjunto, 17 organizaciones políticas ratificaron, en su “condición de demócratas y garantes de la paz”, su adhesión a la vía de la participación en las elecciones legislativas para renovar la Asamblea Nacional (Parlamento), previstas para el 6 de diciembre próximo.

Somos defensores del voto como la única arma para dirimir nuestras diferencias, pues creemos que hoy no existe camino distinto al del sufragio”, precisa la nota, según informó el sábado la cadena Telesur.

Asimismo, las toldas políticas venezolanas rechazaron la decisión de algunos representantes de partidos políticos de boicotear las elecciones y “continuar apostando a la ruta subversiva (…) Nosotros rechazamos el camino de la guerra, de la confrontación, de la violencia, de la abstención”, remarca el texto.

En efecto, estos partidos se unen a las más de 25 organizaciones políticas nacionales y 40 regionales, que se han incorporados en el camino de elegir una nueva Asamblea Nacional (AN).

Los partidos firmantes del comunicado son Bandera Roja (BR), Cuentas Claras (CC), Electores Libres (EL), Frente Democrático Participativo (FDP), Independientes por la Comunidad Nacional (IPCN), Juan Bimba, Min Unidad, Movimiento Republicano (MR), Opina y Partido Democrático Unidos Paz y la Libertad (PDUPL).

También Poder Laboral (PL), Procomunidad, Progreso Social (PS), Solidaridad Independiente (SI), Unidad Democracia Renovadora (Unidad DR), Unidad Democrática (UDEMO) y Unidad Visión Venezuela (UViVzla).

 

Otro partido que ratificó su participación en el 6D es Acción Democrática, así lo comunicó su secretario general, Bernabé Gutiérrez, quien aseveró que la posición abstencionista y la “satanización del voto” como instrumento de cambio constituye una actuación írrita e ilegal.

Igualmente, el presidente del partido Soluciones, Claudio Fermín, aseguró que los defensores de la abstención buscan arrebatarle al pueblo el derecho a expresarse. “Decirle al país que no vote, (…) o decirle al país que la vía es la violencia, me parece un crimen contra Venezuela”, indicó el dirigente político.

En la misma línea, los líderes de Avanzada Progresiva y Cambiemos, ambos partidos de oposición; afirman que el pueblo tiene la intención de ejercer su voto, como única vía para resolver las diferencias.

Ante este escenario, el presidente de Venezuela y presidente del Partido Socialista Unida de Venezuela (PSUV), Nicolás Maduro, cargó contra la derecha golpista, liderada por Juan Guaidó, de destruir la AN, que “ya no representa electoralmente nada en este país, sino se ha convertido en una sede de “complot, conspiración, sabotaje y destrucción”, con la ayuda de sus aliados, entre ellos EE.UU.

El 5 de enero de 2016, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declaró a la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, en desacato por hacer caso omiso a una sentencia emitida por el órgano judicial máximo de no juramentar a diputados que incurrieron en delitos electorales.

Ante esta situación, se formó la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que se encarga de algunas funciones de la AN, un órgano que se niega a reconocer a Maduro como presidente constitucional de Venezuela, pese a que salió reelegido de forma legítima, y ratifica al opositor Guaidó como “presidente encargado” del país.

ncl/rha/msf