• El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, 18 de noviembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 19 de noviembre de 2019 3:04
Actualizada: martes, 19 de noviembre de 2019 15:26

Turquía amenaza con una nueva ofensiva en el noreste de Siria si EE.UU. y Rusia no cumplen su promesa de retirar a los kurdos de las YPG de la frontera siria.

El ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, advirtió el lunes que Ankara “hará lo que sea necesario” en el noreste de Siria a menos que EE.UU. y Rusia cumplan sus promesas de garantizar que los milicianos kurdos de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), se retiren a 30 kilómetros de la zona de seguridad.

“¿Estados Unidos y Rusia cumplieron sus promesas? No, hasta la fecha no las cumplieron. Es necesario que lo hagan. Si no obtenemos el resultado (...) volvemos a hacer lo que tengamos que hacer”, dijo Cavusoglu citado por la agencia turca Anadolu.

El 9 de octubre, Turquía inició lanzó una agresión terrestre en la zona oriental del río Éufrates (noreste de Siria), como parte de la ‘Operación Fuente de Paz’, con el argumento de alejar a las milicias kurdas de las YPG de su frontera y delimitar una “zona segura” para acoger a los miles de refugiados sirios que permanecen en su territorio.

¿Estados Unidos y Rusia cumplieron sus promesas? No, hasta la fecha no las cumplieron. Es necesario que lo hagan. Si no obtenemos el resultado (...) volvemos a hacer lo que tengamos que hacer”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu.

 

El 22 de octubre, los presidentes de Turquía y Rusia acordaron el despliegue de policías militares rusos y soldados sirios en el norte de Siria, pero fuera del área en la que operan las tropas turcas.

Cavusoglu señaló que Turquía no tiene otra solución además de limpiar la región de todos los grupos terroristas. “Definitivamente deberíamos eliminar la amenaza terrorista justo a nuestro lado [en el norte de Siria]”, agregó.

Los militantes de las YPG, —que forman parte integral de las llamadas unidades kurdo-árabes Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), son considerados terroristas por Ankara, pues son la afiliada siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo), grupo que integra la lista negra de Turquía.

Las milicias kurdas, traicionadas por EE.UU. —su antiguo aliado— y atacadas por Turquía, recurrieron al Gobierno sirio en busca de ayuda, e incluso expresaron su deseo de incorporarse al Ejército sirio si alcanzaban una solución política con Damasco.

lvs/rha/hnb

Comentarios