• El excardenal de Washington Theodore McCarrick en el Vaticano. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 16 de noviembre de 2020 10:50

Un cardenal estadounidense, depredador sexual, pudo hacer carrera, porque las autoridades de la Iglesia desestimaron durante décadas las denuncias de abuso sexual.

Un informe de 450 páginas y publicado la semana pasada por el Vaticano documenta cómo un depredador sexual, el cardenal estadounidense expulsado del sacerdocio Theodore McCarrick, pudo hacer una prestigiosa carrera y revela la indiferencia de la jerarquía católica con los jóvenes sacerdotes agredidos.

Durante tres décadas, según el dossier, los obispos, cardenales y papas desestimaron o minimizaron las denuncias de la conducta del que fue cardenal de Washington Theodore McCarrick con los jóvenes, pues los amigos y superiores del excardenal hacían esfuerzos enormes para demostrar que su conducta no era necesariamente sexual y que provocaría un escándalo en caso de revelarse públicamente.

Es más, le dieron un puesto más influyente en la Iglesia estadounidense, elevándole al cardenalato, a pesar de que una investigación ordenada por el papa Francisco confirmaba que McCarrick cometió delitos sexuales en contra de menores y adultos.

 

La Iglesia católica se ve conmocionada una y otra vez por acusaciones de abusos. Los escándalos de pederastia en los que están implicados miembros del clero por acción o encubrimiento llevaron al papa a levantar el secreto de confesión.

fmk/rba/nii/