• Combatientes de las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) en la ciudad de Hayin.
Publicada: miércoles, 14 de agosto de 2019 22:26
Actualizada: jueves, 15 de agosto de 2019 2:18

Los kurdos sirios han enviado a una delegación a Damasco, la capital de Siria, para hallar una solución a la zona tapón de EE.UU. y Turquía en el norte sirio.

Medios sirios informan este miércoles de que la delegación kurda llegó a Damasco después de que EE.UU. les dio la espalda a las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) ante la nueva ofensiva de Turquía y el acuerdo Washington-Ankara para crear una “zona de seguridad” en el norte de Siria.

Añaden que los kurdos también han enviado una delegación a Moscú, la capital rusa, y otra a El Cairo, la capital de Egipto, para abordar la situación de los kurdos a lo largo del río Éufrates, en especial después de que EE.UU. y Turquía acordaran crear una zona amortiguadora en el noreste de Siria.

LEER MÁS: Siria tilda de “secesionista” la zona segura de EEUU y Turquía

LEER MÁS: Rusia: Terroristas refuerzan presencia en ‘zonas seguras’

El acuerdo turco-estadounidense de crear una zona tapón acabará con el “plan independista” de los kurdos en el noreste de Siria, ha añadido una fuente kurda. El Gobierno de Siria rechaza de forma contundente cualquier plan secesionista de los kurdos.

Los kurdos habían aceptado la creación de la “zona de seguridad” de hasta cinco kilómetros de profundidad en el territorio sirio. Sin embargo, Turquía pedía hasta 30 kilómetros de profundidad para esta zona.

 

Los reportes sirios han apuntado que los kurdos se lamentan que fueron ellos mismos quienes legitimaron la presencia de EE.UU. en Siria por medio de sus alianzas militares con Washington para combatir el terrorismo.

Asimismo, los informes detallan que los kurdos sirios residentes a lo largo del río Éufrates denuncian que EE.UU. pretende reemplazarles por los árabes residentes de la provincia de Al-Hasaka, que tienen estrechas relaciones con los países árabes del Golfo Pérsico.

Las tribus árabes de Al-Hasaka seguirán ciegamente las políticas de EE.UU. y no tienen ninguna discrepancia con Turquía, han agregado las fuentes mediáticas sirias.     

El Ministerio turco de Defensa y la embajada estadounidense en Ankara (capital turca) anunciaron el 7 de agosto haber llegado a un pacto para “establecer un centro conjunto de operaciones en Turquía a fin de coordinar y gestionar el establecimiento de la “zona segura” en Siria.

Un día después, una fuente del Ministerio sirio de Exteriores informó, bajo condición de anonimato, de que Damasco “rechaza categóricamente” dicho acuerdo.

mkh/krd/alg

Comentarios