• ‘Objetivo de guerra que nos sacude es afianzar ocupación israelí’
Publicada: miércoles, 27 de marzo de 2019 22:00
Actualizada: jueves, 28 de marzo de 2019 4:06

El representante permanente sirio ante la ONU considera que la reciente decisión de EE.UU. sobre los altos del Golán se asemeja mucho a la Declaración Balfour.

En declaraciones realizadas este miércoles en una reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), Bashar al-Yafari ha dicho que la última medida del presidente de EE.UU., Donald Trump, de reconocer la “soberanía israelí” sobre los altos del Golán sirios ha puesto de relieve la trama de Washington contra Siria, en particular, y contra la región, en general, cuyo objetivo es reforzar “una nueva realidad similar al Acuerdo Sykes-Picot y la Declaración Balfour”.

De acuerdo con el diplomático sirio, el principal objetivo de la guerra terrorista que se libra contra Siria es fortalecer la ocupación del régimen de Israel en los territorios árabes y garantizar la continuación de esa ocupación conforme a la agenda orquestada por EE.UU.

Asimismo, ha denunciado que los enemigos de Siria se aprovechan de la situación humanitaria del país y el sufrimiento del pueblo para dañar la imagen del Gobierno de Damasco y socavar sus esfuerzos encaminados a apoyar a los sirios para que puedan superar la crisis.

Según ha detallado Al-Yafari, las fuerzas estadounidenses y los terroristas afiliados a las mismas siguen reteniendo a miles de desplazados sirios en el campamento de refugiados de Rukban (sur), donde las condiciones humanitarias son catastróficas, ha agregado.

Siria exige también la inmediata retirada de las fuerzas foráneas de su territorio”, dice el representante permanente sirio ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Bashar al-Yafari.

 

El representante sirio ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha llamado a los miembros del CSNU a presionar a la parte estadounidense para que permita la salida de los sirios de dicho campamento. “Siria exige también la inmediata retirada de las fuerzas foráneas de su territorio”, ha añadido Al-Yafari.

Asimismo, ha considerado falsa la preocupación de Washington respecto a la situación en el referido campo, señalando que son los mismos estadounidenses quienes impiden la salida de los sirios de Rukban.

Además, ha reafirmado la disposición del Gobierno sirio a cooperar con el enviado especial de la ONU, Geir Pedersen, para garantizar el éxito de su misión, que consiste en facilitar el diálogo intersirio a fin de alcanzar una solución política que sirva a los intereses de los sirios, y preserve la soberanía e integridad del país árabe.

La decisión del inquilino de la Casa Blanca sobre los altos del Golán sirios, ocupados por el régimen de Tel Aviv tras la guerra de los Seis Días de 1967, ha provocado en los últimos días el repudio de varios países y organismos internacionales, como es el caso de Rusia, China, Turquía, Irán y Cuba, así como varios aliados europeos de Washington, como el Reino Unido y Francia.

fdd/anz/alg