• Sistemas de defensa antiaérea S-300, de fabricación rusa.
Publicada: jueves, 4 de octubre de 2018 23:14

Con la entrega de los S-300 a Siria, Rusia busca ciertos objetivos en la región como debilitar y obligar a Israel a dialogar sobre los ocupados altos del Golán.

“El mundo se está encaminando hacia una nueva Guerra Fría y, contrario a EE.UU., Rusia no tiene una amplia presencia militar fuera de su territorio. Ante tales circunstancias, las más importantes bases militares rusas son Tartus y Hmeimim (Siria), pues Rusia que no quiere perder a Siria” no permitirá actos hostiles del régimen de Israel contra Damasco, señala un artículo publicado este jueves en el diario árabe Alquds Alarabi, con sede en Londres, la capital del Reino Unido.

El informe hace alusión, asimismo, al reciente envío por parte de Moscú de los sistemas de defensa antiaérea S-300 a Siria. La medida puede traducirse en el fracaso de la estrategia de Washington en Oriente Medio, “especialmente en lo referido al denominado acuerdo del siglo” promovido por EE.UU. sobre la cuestión palestina.

Esas son algunas de las razones por las que el suministro de los S-300 rusos a Siria ha preocupado en gran medida a las autoridades israelíes y estadounidenses. Pues esas avanzadas armas aumentarán notablemente el poder disuasivo de Damasco ante ataques aéreos de enemigos y obligarán a Israel a parar los bombardeos que a menudo lanza contra el suelo sirio, agrega la nota.

El mundo se está encaminando hacia una nueva Guerra Fría y, contrario a EE.UU., Rusia no tiene una amplia presencia militar fuera de su territorio. Ante tales circunstancias, las más importantes bases militares rusas son Tartus y Hmeimim (Siria), pues Rusia que no quiere perder a Siria” no permitirá actos hostiles del régimen de Israel contra Damasco, señala un artículo publicado en el diario árabe Alquds Alarabi.

 

Si el régimen de Tel Aviv no cesa sus ataques contra Siria, Moscú, esta vez podría dar los sistemas antiaéreos S-400 a Damasco. El refuerzo del poder militar de Siria debilita el dominio de Israel en la región y le obligará, además, a iniciar diálogos con Damasco sobre los ocupados altos del Golán, señala el artículo.

El despliegue de nuevos sistemas S-300 se realizó tras el reciente derribo de un avión de reconocimiento ruso Ilyushin Il-20 cerca de las costas sirias de la provincia de Latakia. Moscú culpó de la caída de su nave a los pilotos de los cuatro F-16 israelíes que estaban operando en la zona.

El canciller sirio, Walid al-Moalem, consideró el martes que el envío de los S-300 a Siria conlleva “un mensaje de Moscú al régimen sionista” de que “los cielos de Siria estarán protegidos de cualquier agresión enemiga”.

mnz/lvs/ncl/mkh

Comentarios