• Los llamados ‘rebeldes’ sirios trasladan a un herido a un hospital en la ciudad norteña de Alepo.
Publicada: viernes, 30 de diciembre de 2016 18:12

Civiles alepinos confirman la existencia de un gran volumen de tráfico ‘ilegal’ de órganos humanos en la frontera turca a cargo de los llamados ‘rebeldes’.

Durante los años de conflicto, los civiles de la zona han cogido miedo a los vehículos de emergencia locales, que en ocasiones recorrían las calles en busca de ‘donantes potenciales’, relató el jueves la agencia rusa de noticias Sputnik.

“Tras un disparo de lanzagranadas, de inmediato llegaron ambulancias al lugar del ataque. Como resultado, me robaron un riñón y parte del bazo. La cosa funcionaba así: después de que se produjera cualquier explosión en la ciudad llegaban los terroristas a recoger a los heridos y los muertos. Algunos de los heridos, después de algún tiempo, podían volver a casa”, cuenta Abu Mohamad, superviviente de 60 años de edad a un secuestro de estas falsas ambulancias.

Tras un disparo de lanzagranadas, de inmediato llegaron ambulancias al lugar del ataque. Como resultado, me robaron un riñón y parte del bazo”, cuenta Abu Mohamad, uno de los que sobrevivió a un secuestro de estas falsas ambulancias.

Otra testigo de este comercio es Alia, una mujer que vivía cerca de una zona controlada por el grupo terrorista Frente Al-Nusra (recientemente autoproclamado Fath al-Sham), que dice que a ella le ofrecieron un tratamiento en un hospital de Turquía, ya que en el este de Alepo (norte de Siria) no se disponía de todo lo necesario para tratarla.

 

Tras afirmar que existe un gran mercado en la frontera turca donde se puede comprar casi de todo, incluso mujeres y niños, la mujer añade que un cadáver cuesta 25 mil libras sirias (cerca de 115 dólares estadounidenses), mientras que un herido tiene un valor de 150 mil libras sirias (cerca de 700 dólares estadounidenses).

Hay cerca de 18 mil casos registrados de robo de órganos humanos en las zonas norteñas de Siria y la mayoría de estos crímenes permanece secreto, de acuerdo con algunas estadísticas.

Un prominente periodista turco reveló el junio pasado que en su país se viola a refugiados sirios que se encuentran en campos de refugiados, particularmente a niños, y se venden sus órganos.

El Gobierno de Damasco recuperó a mediados de diciembre el control de la parte oriental de la ciudad de Alepo, en el norte de Siria, apenas un mes después de que el Ejército iniciara una operación a gran escala para expulsar a los llamados “rebeldes” y a distintos grupos terroristas de la zona.

alg/mla/tas/rba

Comentarios