• Nuevo estudio se centra en la relación entre comer o saltarse el desayuno y los cambios en el peso corporal.
Publicada: sábado, 2 de febrero de 2019 3:06
Actualizada: sábado, 2 de febrero de 2019 15:59

Desayunar o no, ¿qué es mejor cuando quieres perder peso? Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Monash (Australia) busca hallar la respuesta.

Un equipo de la Universidad de Monash en Melbourne, Australia, analizó el efecto de desayunar regularmente sobre el cambio de peso y la ingesta diaria de energía, basándose en la evidencia de 13 ensayos controlados aleatorios, principalmente en Estados Unidos y el Reino Unido, de los últimos 28 años, según recogieron el viernes medios locales.

Varios ensayos se centraron en la relación entre comer o saltarse el desayuno y los cambios en el peso corporal, mientras que otros analizaron el efecto del desayuno en la ingesta diaria de energía.

Los participantes incluyeron comedores habituales/no habituales de desayuno, o ambos, en un rango de pesos corporales controlados entre 24 horas y 16 semanas. Los científicos encontraron que la ingesta diaria total de energía fue mayor en los grupos que tomaron el desayuno en comparación con los que lo omitieron (un promedio de 260 calorías más consumidas en un día), independientemente de sus hábitos habituales de desayuno.

Y los resultados mostraron que los que se saltaron el desayuno eran en promedio 0,44 kilogramos más ligeros. El efecto del desayuno sobre el peso no difirió entre las personas con un peso normal y las que tenían sobrepeso. Anteriormente, se había sugerido que tomar el desayuno podía ayudar a perder peso debido a la eficiencia de la quema de calorías al principio del día, evitando comer en exceso más adelante.

 Actualmente, la evidencia disponible no admite la modificación de las dietas en adultos para incluir el consumo de desayuno como una buena estrategia para perder peso. Aunque desayunar regularmente podría tener otros efectos importantes, se debe tener cuidado al recomendar el desayuno para adelgazar en adultos, ya que puede tener el efecto contrario”, indican los investigadores de la Universidad de Monash en Melbourne (Australia).

 

Pero los autores de esta revisión no encontraron diferencias significativas en las tasas metabólicas entre los que comen el desayuno y los que se lo saltan. Y a pesar de la creencia común, saltarse el desayuno no estaba relacionado con que las personas se sintieran más hambrientas por la tarde, o con las diferencias en el gasto de energía.

Los autores destacaron que, debido a la calidad variable de los estudios incluidos, los hallazgos deben interpretarse con cautela. Sin embargo, argumentaron que “actualmente, la evidencia disponible no admite la modificación de las dietas en adultos para incluir el consumo de desayuno como una buena estrategia para perder peso”. “Aunque desayunar regularmente podría tener otros efectos importantes, se debe tener cuidado al recomendar el desayuno para adelgazar en adultos, ya que puede tener el efecto contrario”, concluyeron.

mnz/ctl/ahn/mjs

Comentarios