• La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, en una conferencia de prensa en Moscú, 21 de enero de 2021. (Foto: mid.ru)
Publicada: viernes, 22 de enero de 2021 7:52

La Cancillería de Rusia califica de desleal las nuevas sanciones de EE.UU. contra Nord Stream 2, el proyecto del gasoducto ruso.

Los nuevos embargos impuestos el 19 de enero al buque de colocación de tuberías ruso Fortuna y a su propietario KVT-Rus que participa en la construcción al gasoducto, por parte de EE.UU., violan las normas de competencia leal, declaró el jueves la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova.

“Las acciones hostiles contra los participantes de la construcción del Nord Stream confirman que EE.UU. persigue sus propios intereses energéticos, así como “desestiman abiertamente las normas de competencia leal y comercio libre, señaló la vocera al subrayar que ya hace tiempo las decisiones discriminatorias del país norteamericano han causado irritación tanto en Rusia como en los círculos públicos y comerciales de la mayoría de capitales europeos.

La autoridad rusa afirmó, asimismo, que las sanciones “ilegales” estadounidenses no podrán cambiar la actitud de Moscú en el escenario internacional, haciendo hincapié en la inutilidad de las acciones unilaterales del Gobierno estadounidense.

 

Rusia reanudó el pasado diciembre de 2020, la construcción del segundo ramal del gaseoducto, que está completo en un 90 %, después de una pausa de un año provocada por las sanciones estadounidenses.

El proyecto valorado en más de 11 000 millones de dólares, e impulsado por una alianza de empresas de Rusia, Alemania, Austria, Francia y los Países Bajos, que conectará a los dos primeros países por el fondo del mar Báltico, tiene como objetivo la puesta en marcha de un gasoducto que proporcionará gas natural a Alemania, pasando por las aguas territoriales o las zonas económicas exclusivas de Dinamarca, Finlandia, Alemania, Rusia y Suecia.

Washington como opositor del gasoducto, aplicó varias veces sanciones contra contratistas que trabajaban en la colocación de tuberías, para lograr su objetivo de vender a Europa el gas natural licuado (GNL) de sus yacimientos de esquisto, y a países europeos como Polonia, Letonia o Lituania.

El senado estadounidense aprobó el 1 de enero, sanciones contra este plan, en particular, a las empresas que se encargan de dar servicios de seguridad y certificación necesarios para completar el gasoducto, y el 19 de enero, las impuso contra el barco ruso Fortuna, que participa en la construcción del propósito citado.

sbr/ktg/