• Sistemas rusos de defensa antiaérea S-400.
Publicada: domingo, 23 de agosto de 2020 14:42
Actualizada: domingo, 23 de agosto de 2020 18:29

El Gobierno ruso está negociando con Turquía la firma de otro contrato para la entrega de una segunda batería de sus sistemas de defensa de misiles S-400 Triumf.

“En el caso de Turquía, estamos en una etapa muy avanzada de la firma de una opción adicional. Ahora estamos discutiendo algunos detalles más, finalizando el acuerdo y esperando la decisión de los socios turcos para la rúbrica de otra opción”, ha declarado este domingo el director del Servicio Federal ruso para la Cooperación Militar Técnica (FSVTS, por sus siglas en inglés), Dmitri Shugáev.

Sus comentarios se producen después de que el director general de la exportadora rusa de armas Rosoboronexport, Alexandr Mijéev, afirmara la misma jornada que “el contrato está firmado” y las partes se hallan ahora en la fase de discutir “el modelo financiero para la ejecución” del mismo.

El jefe del Departamento de la Industria de Defensa de Turquía, Ismail Demir, anunció en junio que su país tenía un “acuerdo de principio” sobre el suministro del segundo lote del sistema antimisiles ruso S-400, mientras siguen en curso los preparativos para poner en funcionamiento el primer sistema adquirido, que, conforme a Demir, se compró “para ser usado”.

 

Rusia y Turquía finalizaron, en diciembre de 2017, un acuerdo sobre la entrega de los S-400. Más tarde, los presidentes de ambos países, Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan, respectivamente, apostaron por acelerar el proceso. Moscú hizo entrega, en julio de 2019, de la primera batería del sistema de defensa S-400 a Ankara.

No obstante, EE.UU., aliado de Turquía en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), criticó la compra por Ankara de los S-400 rusos, argumentando que estos sistemas suponen una amenaza para la Alianza Atlántica.

Washington exigió a Ankara que suspendiera el contrato y, a cambio, adquiriera sus sistemas de defensa antimisiles Patriot. Asimismo, amenazó con la aplicación de sanciones a Turquía por comprar los S-400 y eliminó al país euroasiático del programa de suministro de cazas de quinta generación F-35.

A pesar de lo expuesto, Ankara se mantiene firme en defensa de su comercio bilateral con Moscú y ya ha aseverado que responderá a los posibles embargos de Washington.

mrp/anz/myd/mkh